La Xunta recurre la orden estatal que deriva el pago de impuestos eléctricos autonómicos al consumidor

Np : El Cabildo De Lanzarote Acuerda Su Disconformidad A La Declaración De Inter
AYUNTAMIENTO DE CABILDO DE LANZAROTE
Publicado 22/02/2018 16:58:55CET

   El Ejecutivo autonómico advierte de que "el coste debe ser soportado por quién genera el daño", por el principio de "quién contamina, paga"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno gallego ha autorizado este jueves la interposición de un recurso contencioso-administrativo contra la nueva orden del Gobierno de Rajoy por la que se deriva a los consumidores el pago de impuestos autonómicos "que no gravan su consumo de electricidad", sino el "daño medioambiental" que generan las instalaciones de suministro.

   Al término de su reunión semanal, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha informado de este paso. La orden que ahora se recurre fue dictada el pasado enero de acuerdo con lo dispuesto en la Ley del sector eléctrico de 1997. Fija los tributos y recargas considerados para calcular los suplementos territoriales de energía eléctrica correspondientes al ejercicio de 2013.

   La Xunta recuerda que la ley de 1997 recogía en su artículo 17 que, "en aquellos casos en que las comunidades autónomas gravasen directa o indirectamente" las actividades e instalaciones destinadas a la suministración eléctrica, "se podría incluir en el peaje de acceso que pagan los consumidores un suplemento territorial" para cubrir el "sobrecoste".

   Por ello, el Gobierno gallego ha apuntado que el objetivo de la nueva orden, dictada el pasado mes de enero, es determinar cuáles son los tributos de cada comunidad, vigentes en el año 2013, que se deben "tener en cuenta para determinar el suplemento territorial" e "incluirse en los peajes de acceso que se aplican a los consumidores".

   En concreto, la orden del Gobierno que dirige Mariano Rajoy establece que, en el caso de Galicia, "se computarán" las figuras tributarias del canon de saneamiento y eólico, el impuesto sobre contaminación atmosférica y el impuesto sobre daño medioambiental causado por determinados usos y aprovechamientos del agua embalsada.

   En este sentido, la Xunta ha asegurado que "todos estos tributos" tienen como objetivo "compensar los efectos negativos" que las actividades eléctricas tienen sobre el entorno natural, para "preservar el ambiente". En consecuencia, tal y como ha señalado, su recaudación se destina a la "conservación, reparación y restauración" del ambiente.

"QUIÉN CONTAMINA, PAGA"

   Por este motivo, el Gobierno de Feijóo considera que "no es posible repercutir en los consumidores estos impuestos", ya que en el caso gallego "no gravan el consumo de electricidad ni se refieren a la producción o generación de energía eléctrica", sino a las propias instalaciones de suministro.

   Al tratarse de impuestos de carácter ambiental, la postura de la Administración autonómica es que "el coste debe ser soportado por quién genera el daño", por el principio de "quién contamina, paga", consagrado en los tratados de la Unión Europea.

   En caso de los parques eólicos, Feijóo ha incidido en que el canon no se refiere a la electricidad sino a la instalación, y ha explicado que si las empresas titulares quieren pagar menos bastaría con que acudan a la repotenciación y sustituyan los molinos antiguos por otros nuevos en menor número, lo que conlleva también menos contaminación.