Las conversiones de contratos temporales a indefinidos crecen en Baleares un 21,2%, el mayor alza desde 2007

Actualizado 27/07/2016 13:35:25 CET

PALMA DE MALLORCA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total 8.750 contratos temporales se convirtieron en indefinidos durante el primer semestre del año, lo que supone un 21,2 por ciento más que respecto al mismo periodo del pasado año y el mayor incremento registrado desde 2007, según un análisis de Randstad a partir de datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Por comunidades autónomas, en términos absolutos Cataluña, Madrid y Andalucía son las regiones que registran más conversiones. En total, entre las tres registraron 141.360 durante el primer semestre de 2016, lo que supone el 49,4 por ciento del total.

Les siguen Comunidad Valenciana (30.958), Canarias (17.654) y Galicia (13.933). En el lado contrario, se encuentran Navarra, Cantabria y La Rioja, todas ellas por debajo de las 4.000 conversiones.

No obstante, todas las comunidades autónomas han aumentado el número de contratos convertidos a indefinidos durante el último año. En concreto, Cantabria es la región que más ha crecido, con un aumento del 50,2 por ciento, seguida de Murcia (+36,4%) y Navarra (29,3%).

Por encima de la media nacional también se sitúan Aragón, Comunidad Valenciana, Baleares y Castilla-La Mancha. La Rioja es la comunidad autónoma con menor crecimiento en el último año de este tipo de contratos (+5,5).

DATOS NACIONALES

A nivel nacional, se han convertido 285.981 contratos en indefinidos, lo que supone un crecimiento del 20,4 por ciento en el último año, también el mayor crecimiento de los últimos diez años. Tras tres años de aumento constante, durante 2016 los contratos convertidos a indefinidos han vuelto a superar los 285.000, fenómeno que no ocurría desde 2008.

Así las cifras registradas en 2007 y 2008, cuando se superaban las 400.000 conversiones en el primer semestre, la crisis económica supuso un punto de inflexión, con tres años de caídas consecutivas, entre 2007 y 2010. A pesar de un leve repunte registrado en 2011, entre 2012 y 2014 el volumen de contratos convertidos en indefinidos se situó en torno a los 200.000 durante la primera mitad del año. En 2015 incrementó la cifra un 18 por ciento, hasta superar los 237.000 contratos.

Por su parte, 2016 ha registrado el mayor crecimiento superando el 20 por ciento de variación durante el último año, hasta superar los 285.000 contratos convertidos en indefinidos.

De este modo, "la cifra alcanzada en 2016, más de 285.000 conversiones, refleja que este tipo de contratación está volviendo a ser una de las opciones que tiene los profesionales para acceder al mercado laboral", ha explicado el director de Relaciones Institucionales de Randstad, Luis Pérez.

POR SECTORES

Respecto al año anterior, todos los sectores han aumentado el número de conversiones realizadas. De entre ellos, Agricultura es el que mayor crecimiento ha registrado, con un incremento del 33,5 por ciento. Le siguen construcción, con 22,6 por ciento; servicios, con 19,9 por ciento; e industria, con un 19,7 por ciento.

Respecto a 2007, sólo Agricultura ha aumentado el número de contratos convertidos a indefinidos, con un 8,5 por ciento. Construcción ha sido el sector que ha registrado un descenso más pronunciado en este periodo, con una caída del 75,5 por ciento del volumen de contratos convertidos en indefinidos, pasando de 79.000 a 19.000 contratos. A continuación se sitúan Industria, con un descenso de las conversiones del 46 por ciento, y servicios, con una variación negativa del 34 por ciento.

Del total de conversiones, tres de cada cuatro se realizan en el sector servicios. Concretamente, el 76,7 por ciento de este tipo de contratos se han firmado en el sector terciario, lo que supone un aumento de 10 puntos porcentuales respecto a 2007.

Agricultura también ha aumentado la presencia de este tipo de contrataciones. Actualmente, representan el 2,8 por ciento, mientras que hace una década suponían el 1,5 por ciento del total. Por otro lado, Construcción es el sector que más ha descendido su presencia pasando de representar un 15,9 por ciento a un 6,7 por ciento.