Entidades ecologistas en contra del parque fotovoltaico de Santa Cirga

Actualizado 11/03/2016 13:17:46 CET

Apuntan al gran impacto territorial que implica el proyecto

   PALMA DE MALLORCA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) - -

   El GOB, SOM Energia, Alcaib y Amics de la Terra han dejado claro su posicionamiento sobre el proyecto de mega parque fototovoltaico en la finca de Santa Cirga y han dicho "así no" al proyecto previsto en Manacor.

   Las cuatro entidades, que forman parte de la Xarxa de Sobirania Energètica de Mallorca, remarcan su apuesta por aumentar las renovables "pero garantizando que los proyectos de generación cumplan con los criterios de descentralización de la producción, democracia en el acceso a la energía, no mercantilista/de bien común y renovable", según señala en GOB en un comunicado.

   De estos criterios, el "mega parque" proyectados en Santa Cirga o en la Marina de Llucmajor "sólo cumplen el último y eso no es suficiente argumento para tener que aceptar el gran impacto de consumo territorial que implican", explican.

    Las entidades harán llegar a la Dirección General de Energía, a la Comisión Balear de Medio Ambiente y al departamento de territorio del Consell de Mallorca un documento de posicionamiento claro con los argumentos suficientes porque, según señalan, "desde la perspectiva de la transición hacia un nuevo modelo de producción y consumo de energía eléctrica factible en Mallorca, se descarten los grandes megaparque fotovoltaicos como el de Santa Cirga".

   De hecho, las entidades, coinciden en señalar que la polémica generada en relación a los dos grandes megaparque fotovoltaicos proyectados en Mallorca, pone en evidencia "la improvisación con que nos movemos en términos de planificación energética y por ello exigen a las administraciones implicadas".

   "El impulso de la inversión privada, que apuesta por los grandes mega parque proyectados en el suelo rústico (en un área protegida, como es el caso del parque proyectado en la Marina de Llucmajor o en área clasificada como de interés agrario, como es el caso de Santa Cirga, en Manacor) pone en evidencia que la rentabilidad privada ha ido por delante", apostillan al respecto.