Salom recuerda que los equipos pueden pedir refuerzo policial ante partidos de riesgo

El presidente de la FFIB, Miquel Bestard, y la delegada del Gobierno,Maria Salom
EUROPA PRESS
Actualizado 22/03/2017 14:34:48 CET

PALMA DE MALLORCA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La delegada del Gobierno en Baleares, Maria Salom, ha recordado este miércoles que los equipos deportivos pueden solicitar presencia de efectivos de la Guardia Civil ante partidos de riesgo, algo que ha corroborado el presidente de la Federación de Fútbol de Baleares (FFIB), Miquel Bestard, si bien ha explicado que "nadie esperaba que en un partido de niños pudiera darse un drama como éste".

Así se han expresado Salom y Bestard tras una reunión en la Delegación del Gobierno en la que la FFIB ha entregado un informe de la Comisión Antiviolencia sobre los hechos ocurridos el pasado domingo en el partido de infantiles Alaró-Collerense.

Salom ha explicado que la Guardia Civil continúa con las investigaciones y que la Fiscalía ahora debe decidir si abre diligencias penales; si es así, quedaría paralizada la vía administrativa mientras se resuelve la penal.

En cambio, si la Fiscalía no ve delito penal, el expediente se remitirá al Govern, que es el que tiene competencias para esta clase de partidos, según ha precisado Salom, que ha recordado que la Delegación sólo tiene competencia en partidos de primera división.

Salom ha agradecido la visita de la FFIB y ambos se han propuesto poner en marcha "mecanismos para que esto no vuelva a suceder".

En este sentido, el presidente de la Federación ha considerado que "el problema es la grada" y "no viene de la educación de los niños". Así, ha propuesto realizar un minuto de silencio en los partidos "para que vean la protesta contra toda la violencia" o la posibilidad de instalar cámaras para que los espectadores "sepan que están controlados".

Finalmente, Bestard ha agradecido el apoyo de la Delegación del Gobierno y ha expresado la voluntad de la Federación de "pasar página".

LA COMISIÓN ANTIVIOLENCIA DENUNCIARÁ

La Comisión antiviolencia de la Federación de la FFIB ya ha anunciado que denunciará ante la Fiscalía lo ocurrido en el partido del pasado domingo.

El partido, que disputaban los equipos de fútbol Alaró y Collerense en la categoría infantil tuvo que ser suspendido después de que se iniciara una multitudinaria pelea entre padres de ambos equipos.

Durante el encuentro, que se estaba disputando en el campo municipal de Alaró, varios padres comenzaron a increparse y a pegarse ante la mirada de los niños que estaban jugando el partido y del resto de asistentes que se encontraban en las gradas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies