Abe niega que diera instrucciones para que se manipularan documentos en el centro de un escándalo de corrupción en Japón

Shinzo Abe
REUTERS / LUCAS JACKSON - Archivo
Publicado 19/03/2018 12:56:31CET

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha negado este lunes haber dado instrucciones al Ministerio de Finanzas para que se manipularan documentos para eliminar su nombre, el de su esposa y el del titular de la cartera, Taro Aso, tras una controvertida compra de terrenos en medio de un escándalo de corrupción.

"No tenía ni idea de la existencia de los documentos aprobados y recopilados por la Oficina Financiera del Ministerio de Finanzas", ha subrayado, antes de reiterar que se siente "profundamente responsable" de lo ocurrido.

Abe ha declarado ante el Parlamento después de que se le reclamara comparecer junto a Aso para explicar el escándalo, que salió a la luz la semana pasada, cuando el Ministerio de Finanzas reconoció las manipulaciones.

En el centro del escándalo están unos terrenos comprados en 2016 por la guardería Moritomo Gakuen, en la prefectura de Osaka y vinculada a Abe, su esposa, Akie Abe, y otros destacados políticos del país que apoyan su línea conservadora de enseñanza.

Los terrenos fueron vendidos a la guardería por un precio inferior a su valor de mercado, lo que desencadenó acusaciones de favoritismo debido a que Akie Abe era una de las personas que entregaba donaciones al centro.

Tras ello, el Ministerio de Finanzas presentó en 2017 los documentos de la venta, si bien surgieron denuncias sobre que habían sido manipulados, lo que finalmente ha sido confirmado este lunes.

En este sentido, Abe ha reiterado que los documentos originales muestran que ni él ni su esposa estuvieron involucrados en la venta de los terrenos, según ha recogido el diario local 'Asahi Shimbun'.

"La sección referente a mi esposa era sólo una pequeña porción de todas las secciones que fueron reescritas", ha indicado, antes de manifestado que "acepta el hecho de que la situación ha afectado la confianza pública en la Administración".

La popularidad del Gobierno de Japón ha caído diez puntos hasta el 39 por ciento en medio de las crecientes sospechas en torno al caso, según un sondeo de opinión divulgado el viernes por la agencia de noticias nipona Jiji. Es la primera vez que la popularidad del equipo de Abe se sitúa por debajo del nivel de rechazo, en un 40,4 por ciento.

El primer ministro del país se ofreció a presentar su dimisión en caso de que se demuestre cualquier lazo que le vincule con la controvertida compra de los terrenos, si bien por el momento no se ha pronunciado al respecto.