AI denuncia el uso de gas de cloro en nuevos crímenes de guerra en Siria

Publicado 17/03/2015 22:05:27CET

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La asociación pro Derechos Humanos Amnistía Internacional (AI) ha denunciado el uso de gas de cloro en un ataque el lunes en Idlib, en el norte de Siria. Según el relato de varios testigos toda una familia, con tres niños menores de tres años, murió por el ataque con estas armas químicas.

Muchos otros civiles estuvieron expuestos al producto tóxico en dos aparentes ataques con armas químicas supuestamente perpetrados por las fuerzas gubernamentales sirias. "Esta serie de terribles ataques que han resultado con la muerte humillante de civiles, incluyendo menores, demuestra que el Gobierno de Siria está cometiendo crímenes de guerra con total impunidad", ha denunciado Philip Luther, director regional de AI.

Así, según la versión de habitantes locales, alrededor de 100 personas fueron expuestas a altos niveles tóxicos de cloro después de que helicópteros de las Fuerzas Armadas arrojaran cuatro barriles de este gas en dos ataques la pasada noche. Entre los heridos, se han visto afectados combatientes del grupo armado Ejército Libre Sirio, pero en su inmensa mayoría son civiles.

Doctores que trabajan para AI han confirmado que las víctimas presentan síntomas propios de ataques con armas químicas, tales como irritación de los ojos, complicaciones respiratorias y vómitos. Ante esta situación, Luther ha instado a que "el episodio sea llevado al Tribunal Penal Internacional de forma urgente".

"El olor era terrible, evacuamos a gente que vivían en el sótano de la vivienda (...) según bajaba con dos compañeros noté como me quemaba la garganta y los ojos, no llevábamos máscara ni un traje especial", ha asegurado un miembro de Defensa Civil que actuó ante el ataque. "Otro equipo que estaba mejor equipado evacuó a la familia: el padre, la madre y sus tres niños. Todos murieron", ha añadido.

No es el primer caso en el que se acusa a las fuerzas sirias de emplear armas químicas en la guerra civil que asuela al país. De hecho, en 2013 tras un supuesto ataque con gas sarín en el que murieron cientos de personas a las afueras de Damasco, el presidente Bashar al Assad prometió destruir un arsenal de armamento químico prohibido.

Sin embargo, un año después, la Organización para la Prohibición de Armas Químicas en una misión de investigación concluyó que químicos tóxicos habían sido usados sistemática y repetidamente en ofensivas contra aldeas en el norte de Siria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies