Alemania llama a la UE a no ser "indiferente" ante el cierre de la universidad de Soros

Publicado 04/04/2017 17:12:50CET

BRUSELAS, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha llamado este martes a sus socios de la Unión Europea a no quedar "indiferentes" ante la reforma educativa promovida por el Gobierno de Viktor Orbán cuya consecuencia será el cierre de la Universidad Centroeuropea en Budapest, fundada por el magnate estadounidense George Soros.

"Si queremos ser un faro para el Estado de derecho y los Derechos Humanos en el mundo no puede darnos igual que ese cimiento se resquebraje dentro de Europa", ha proclamado Steinmeier en un discurso ante el pleno del Parlamento Europeo reunido en Estrasburgo (Francia).

El presidente alemán ha alertado del riesgo de ignorar este tipo de movimientos y ha advertido de que Europa debería responder cuando "se le quita el aire que respira" a una universidad en la capital húngara.

"No nos puede dejar indiferentes", ha insistido Steinmeier, en una intervención aplaudida por los eurodiputados en el Hemiciclo, pero en la que no ha nombrado expresamente al primer ministro húngaro.

Orbán acusó el viernes a la universidad de Soros de violar la regulación nacional y, con la nueva ley bajo el brazo, el Gobierno deja a esta institución sin apenas opciones.

La reforma obliga a las universidades extranjeras a contar con una sede en Hungría y, en el caso del centro de Soros, sería necesario un acuerdo con Estados Unidos que se antoja imposible por el reparto territorial de competencias.

Entretanto, la Comisión Europea ha dicho a primera hora del martes que seguía con "cierta inquietud" las noticias que llegaban de Budapest, en donde se han convocado movilizaciones en contra del cierre de la universidad, según ha indicado una portavoz comunitaria.

Sin embargo, Bruselas ha eludido pronunciarse sobre el fondo de la medida porque por entonces sólo era un "borrador" de ley y sólo lo analizaría se convertía definitivamente en Ley.

El Ejecutivo comunitario sí ha negado que pueda darse un conflicto de intereses en la gestión de este asunto pese a que el responsable de la cartera de Educación en la Comisión es el comisario húngaro designado por Orbán, Tibor Navracsics.

Tampoco ha querido la Comisión responder directamente a la campaña 'Paremos a Bruselas' lanzada por Budapest la semana pasada, aunque sí ha pedido a los Estados miembros compromiso de unidad y no utilizar la capital europea con intereses partidistas nacionales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies