La Autoridad Palestina no pagó en marzo los salarios de sus empleados en Gaza

Publicado 13/04/2018 7:44:17CET

GAZA, 13 Abr. (Reuters/EP) -

La Autoridad Palestina (AP) no pagó los salarios de sus empleados en Gaza este mes, en un movimiento que podría amenazar un acuerdo de unidad con sus rivales islámicos, Hamás.

La falta de pago del salario de marzo este martes provocó la ira y sospecha en la Franja de Gaza, afectada por problemas económicos.

Esa sospecha fue alimentada por el hecho de que la autoridad respaldada por occidente del presidente Mahmoud Abbas pagó salarios de sus empleados en Cisjordania.

Por su parte, el Ministerio de Finanzas en Ramalá ha informado de que la demora en el pago en Gaza se debe a "problemas técnicos".

Los trabajadores frustrados interrumpieron este jueves el trabajo en dos bancos en Gaza y bloquearon la entrada en un tercero, según testigos. Expresaron dudas sobre el destino de sus trabajos, en medio de una larga lucha de poder entre Abbas y Hamás.

"Esperamos que el presidente Abbas nos envíe nuestros salarios. Nos hemos convertido en mendigos", afirme Tamer Ghaben, de 34 años. "Estamos tratando de mantenernos fuera de la cárcel porque estamos en deuda con las tiendas", asevera.

Abbas recortó hace un año los salarios de 60.000 empleados de la Autoridad Palestina en Gaza en un 30 por ciento en un intento por presionar a Hamás, que tomó el control del Gaza en 2007, creando efectivamente dos administraciones rivales en los Territorios Palestinos.

Varios intentos de reconciliación, más recientemente en 2014, no han logrado crear un gobierno de poder compartido, y los analistas aseguran que Abbas está tratando de forzar una resolución.

En un reciente intento por salvar el nuevo acuerdo de reconciliación, el jefe de inteligencia de Egipto, Abbas Kamel, se reunió con Abbas en Ramalá.

Abbas insiste en que Hamás debe abandonar la seguridad y el control administrativo de Gaza. "Si se niegan, no seremos responsables de lo que suceda allí", señaló Abbas al líder de su propio partido, Fatá, el 8 de abril.

Los economistas afirman que los recortes salariales también reducirán los ingresos fiscales recaudados por Hamás, que usa para pagar a los 40.000 empleados que ha contratado en Gaza desde 2007.

Hace años que Hamás no puede asegurar el pago total de sus empleados, especialmente después de que Egipto cerró la mayoría de los túneles de contrabando en Gaza, privando a Hamás del impuesto que recaudó sobre los bienes recibidos.