Botellas de plástico para construir refugios para los afectados por el seísmo en México

Daños causados por el terremoto en Ciudad de México
REUTERS / JOSE LUIS GONZALEZ
Publicado 01/10/2017 10:00:03CET

TEPIC (MÉXICO), 1 Oct. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Cientos de miles de botellas de plástico vacías rellenadas con escombros y tierra pueden ser utilizadas construir refugios de emergencia resistentes a terremotos para aquellos que han perdido sus casas como consecuencia de los últimos temblores que han tenido lugar en México, según han explicado un grupo de arquitectos que está urgiendo a la población que done botellas de plástico vacías.

El proyecto de este grupo de arquitectos tiene como punto de partida la pequeña localidad de Jojutla, en el estado de Morelos, muy cerca del epicentro del seísmo de magnitud 7 que se produjo el pasado martes. El plan es ayudar a la población local a construir refugios de emergencia baratos suficientemente grandes para entre dos y cuatro personas, construidos con simples botellas de plástico llenas de los escombros de sus casas colapsadas.

"Ahora mismo, la gente está durmiendo en la calle, entre las basuras, bajo la lluvia. Necesitamos alojamiento para estas personas ya, no podemos esperar a que el Gobierno decida que va a ayudarnos", ha explicado Ana Vanessa Rendón Zuñiga, una de los tres arquitectos que ha creado la campaña de Viviendas Emergentes (VIEM).

"Hay millones de botellas entre las donaciones que han llegado. Nuestro plan es visitar las comunidades para enseñarles cómo construir estos refugios", ha añadido.

El terremoto de la semana pasada, que sacudió a Ciudad de México y a los estados cercanos, causó la muerte de 344 personas y ha destruido más de 11.000 viviendas, por lo que miles de personas se encuentran ahora viviendo en la intemperie. El seísmo se produjo apenas una semana después de que otro terremoto de 8,1 sacudiera los estados del sur, causando 100 muertos y dejando a millones de personas en situación de necesidad humanitaria.

Los organizadores de la campaña han pedido a la población local que done botellas vacías con tapón incluido y las deposite en los distintos centros de recolección que han instalado en México DF y localidades cercanas. Además de las botellas, necesitan herramientas, alambre y un poco de madera para construir las viviendas. En cada refugio se utilizan cerca de 2.000 botellas.

La flexibilidad de las botellas de plástico implica que son cuatro veces más resistentes a los terremotos que el cemento, según ha asegurado Eduardo García Valencia, presidente del grupo Liderazgo Joven, que ayuda a construir viviendas con las denominadas como "botellas ladrillo", que no son otra cosa que botellas rellenas de arena.

Al trabajar con VIEM, la organización de García planea convertir algunos de los refugios de emergencia en viviendas permanentes y ayudar a recaudar fondos para reconstruir algunas de las comunidades más afectadas. El arquitecto calcula que se necesitan unas 15.000 botellas para construir una vivienda con dos dormitorios.

"Hay mucha gente que cree que no están bien, que no es seguro vivir en una casa construida con botellas o de plástico", ha contado Rendón. "Pero hay mucha gente que ha vivido en casas así por más de 20 años y las viviendas siguen en pie sin problemas. Es una forma decente de vivir", ha asegurado.