El Consejo de DDHH de la ONU aprueba abrir una investigación sobre la situación en Ghuta Oriental

Vista panorámica de Ghuta Oriental
REUTERS / BASSAM KHABIEH - Archivo
Publicado 05/03/2018 12:20:42CET

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha aprobado este lunes una investigación sobre la situación en la región siria de Ghuta Oriental, situada en los alrededores de Damasco y controlada por los rebeldes, tras rechazar las enmiendas propuestas por Rusia.

La votación sobre el proyecto presentado por Reino Unido --que reclama además la entrada inmediata de ayuda humanitaria en la zona-- se ha saldado con 29 votos a favor, catorce abstenciones y cuatro votos en contra.

La resolución aprobada este lunes pide a la Comisión de Investigación para Siria, establecida por el Consejo de Seguridad de la ONU, que lleve a cabo una investigación "exhaustiva e independiente sobre los últimos acontecimientos" en Ghuta Oriental.

Las autoridades rusas han criticado la decisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y han sostenido que el proyecto "está desconectado de la realidad sobre el terreno", según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

Moscú había presentado una serie de cláusulas en condena a los actos terroristas en el país, incluido Ghuta Oriental, y en negativa a entregar apoyo a los "terroristas" que operan en Siria.

La votación ha tenido lugar el mismo día en el que un convoy integrado por 46 camiones con ayuda humanitaria ha entrado en Ghuta Oriental, según ha confirmado el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Naciones Unidas aseguró el domingo que había recibido aprobación para que el convoy humanitario pueda acceder al enclave controlado por rebeldes en la periferia de Damasco, que sólo ha recibido a un pequeño convoy con ayuda a mediados de febrero.

Ghuta Oriental es un enclave de la periferia de Damasco controlado por fuerzas rebeldes y asediado por las fuerzas leales al Gobierno que preside Bashar al Assad. En las últimas semanas, las fuerzas gubernamentales han bombardeado intensamente este enclave, provocando la muerte de más de 600 civiles.