Cuba tacha a la OEA de "Ministerio de Colonias" por la ofensiva sobre Venezuela

Publicado 29/03/2017 18:29:30CET

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno cubano ha salido este miércoles en defensa del Ejecutivo de Nicolás Maduro para evidenciar que "Venezuela no está sola" frente a la ofensiva de la Organización de Estados Americanos (OEA), a la que ha tachado de "Ministerio de Colonias" por su intención de suspender a la nación caribeña como miembro por una "ruptura del orden democrático".

El Ministerio de Exteriores de Cuba ha emitido este miércoles un comunicado en respuesta a la reunión extraordinaria que se celebró el martes en el Consejo Permanente de la OEA para analizar la situación de Venezuela y valorar la suspensión de la membresía.

La cita regional concluyó sin acuerdo después de varias intervenciones, incluida la del representante venezolano, Samuel Moncada, quien espetó que "Venezuela necesita tanto un Consejo Permanente como México necesita el muro", lo que suscitó que Brasil y Canadá pidieran el fin de la reunión.

"La Sala Simón Bolívar que, para escarnio del Libertador, ocupa el Consejo Permanente de la decadente y vergonzosa OEA, fue testigo este 28 de marzo del combate de sus descendientes --hijos del líder bolivariano Hugo Chávez-- en defensa de la soberanía, la independencia, la autodeterminación y la dignidad de Venezuela y Nuestra América", ha dicho la Cancillería cubana.

En opinión del régimen de Raúl Castro, fue "una batalla librada por principios en contra de las intenciones imperiales y oligárquicas de truncar el derecho de los pueblos y los estados a emanciparse, ejercer su soberanía y darse el sistema político, económico, social y cultural que libremente elijan".

"El Ministerio de Colonias vuelve a cometer los mismos errores: nuevamente funcionaron las intensas presiones y chantajes de Estados Unidos sobre un grupo de países, incluyendo los más pequeños y vulnerables; y otra vez se produjo la actitud sumisa de aquellos que prefieren hincarse y someterse a enfrentar al gigante de las siete leguas", ha criticado.

Para La Habana, "la OEA ha demostrado una vez más su incapacidad para frenar la execrable e histérica postura de su secretario general (Luis Almagro), al servicio de los centros de poder y en franca violación de la letra y el espíritu de la propia Carta Democrática de esa lamentable organización".

Sin embargo, "no logró imponerse al Consejo Permanente una decisión en contra de Venezuela, ni darle continuidad a los intentos de aplicar la Carta Democrática a ese país, con la finalidad de su suspensión, ni aprobar ningún informe u hoja de ruta mal intencionados e injerencistas".

"Se demostró que Venezuela no está sola", ha subrayado. "Es motivo de orgullo la valiente defensa de quienes colocaron en alto la dignidad latinoamericana y caribeña, y se pusieron del lado de la verdad, la razón y la justicia", ha indicado.

Cuba ha aseverado que "la OEA, su secretario general y su dueño, no podrán con la Revolución Bolivariana y 'chavista' que dirige el indoblegable presidente Nicolás Maduro, ni con la unión cívico-militar del pueblo que encabeza".

"Mientras la ignominia y la vergüenza se retorcían en Washington, en Caracas, ese pueblo bravo, cuyos Derechos Humanos y libertades democráticas fueron enaltecidos por la Revolución Bolivariana, respaldaba a su Gobierno y celebraba en las calles la victoria de la moral y de las ideas bolivarianas", ha celebrado.

EL INFORME ALMAGRO

El objetivo del encuentro era discutir el informe presentado el 14 de marzo por el secretario general de la OEA, en el que asegura que se ha producido "una ruptura total del orden democrático" y que, por tanto, Venezuela debe ser sancionado con la suspensión como miembro de la OEA.

El líder regional comparó incluso al presidente venezolano, Nicolás Maduro, con dictadores latinoamericanos como Jorge Videla, Augusto Pinochet y Alberto Fujimori. "Es nuestro trabajo librar a cualquiera de nuestras naciones de esos infortunios", dijo.

No obstante, el ex canciller uruguayo se mostró seguro de que la suspensión de la membresía venezolana de la OEA será breve y para ello instó al Palacio de Miraflores a dar "una señal inequívoca de que se retoma el rumbo institucional" en el país.

En concreto, pidió "que se realice en los próximos 30 días un llamado a elecciones generales, la liberación de los presos políticos, la validación de las leyes que han sido anuladas, así como la elección de un nuevo Consejo Nacional Electoral y un nuevo Tribunal Supremo de Justicia, conforme a los procedimientos establecidos en la Constitución".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies