Destacadas ONG critican la nueva condena en Bahréin al activista Nabil Rayab y piden su liberación

Nabeel Rajab
REUTERS / DENIS BALIBOUSE
Publicado 22/02/2018 9:02:16CET

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Destacadas organizaciones no gubernamentales han criticado este miércoles la condena en Bahréin al destacado activista Nabil Rayab por una serie de 'tuits' críticos con el Gobierno, reclamando a las autoridades su liberación.

"Rayab no es un criminal, es un destacado activista de los Derechos Humanos y un preso político. Esta indignante sentencia contribuye a cerrar aún más el espacio para la sociedad civil en el país", ha dicho el presidente de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Dimitris Christopoulos.

Amnistía Internacional (AI) ha tildado el fallo de "vergonzoso", y su directora para Oriente Próximo y Norte de África, Heba Morayef, ha recalcado que "demuestra la implacable determinación de las autoridades para aplastar toda forma de disidencia, sin dejar lugar a la duda de hasta dónde está dispuesto a llegar para silenciar a los críticos pacíficos".

"El veredicto debe ser revocado y las autoridades deben retirar todos los cargos que pesan contra Rayab y liberarle inmediatamente. Es absolutamente indignante que se vea forzado a pasar otros cinco años en la cárcel simplemente por atreverse a expresar sus opiniones 'online'", ha agregado.

En esta línea se ha expresado la directora de Human Rights Watch (HRW) para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson, quien ha apuntado que "la nueva sentencia de cárcel contra Rayab es sólo el último capítulo de años de persecución y esfuerzos para silenciar a un activista sólo por sus esfuerzos por alertar de los abusos de los Derechos Humanos.

"Rayab nunca debió haber hecho frente a estos cargos o haber pasado un día en prisión por ellos", ha argumentado.

Por su parte, el director de Asuntos Legales del Instituto de Bahréin por los Derechos y la Democracia (BIRD), Sayed Ahmed Alwadaei, ha dicho que el fallo "es un ejemplo claro de cómo los tribunales bahreiníes están limitando la libertad de expresión disuadiendo a los ciudadanos de criticar a sus autoridades".

"En lugar de reconocer a Rayab por su valiente denuncia de los abusos de los Derechos Humanos y defensa de la paz, las autoridades han decidido castigar al mensajero", ha añadido.

Así, ha denunciado que "parece que el apoyo incondicional de Reino Unido y Estados Unidos ha animado al Gobierno de Bahréin a continuar su represión contra la sociedad civil".

Un tribunal del país ratificó en enero la condena a dos años de cárcel contra Rayab por "difundir noticias falsas y rumores" en varias entrevistas televisivas que concedió entre 2014 y 2016.

Rayab es uno de los activistas más conocidos en el mundo árabe y fue uno de los principales símbolos de las protestas en 2011 a favor la democratización del país, liderada por la mayoría chií y que contó con la participación de sectores liberales de la comunidad suní.

El país atraviesa un momento de gran tensión, en medio del aumento de la represión contra la oposición por parte de las autoridades, entre ellas la suspensión de partidos opositores y la condena contra líderes de la oposición y activistas.

Bahréin, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas de 2011. En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de ese año, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.

La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido más de cien personas desde el inicio de las protestas, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.

Desde el inicio de las manifestaciones, cientos de personas han sido condenadas a penas de cárcel por su presunta pertenencia a organizaciones terroristas, así como por participar en manifestaciones o disturbios.