Un ex asesor de Ghani advierte de que su cese podría provocar inestabilidad política en Afganistán

Ashraf Ghani
OMAR SOBHANI/REUTERS
Publicado 19/04/2017 7:30:54CET

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Ahmad Zia Masud, cesado el lunes de su cargo como asesor de la Presidencia de Afganistán, ha advertido este martes de que la decisión del mandatario, Ashraf Ghani, podría provocar inestabilidad política en el país.

Ghani cesó a Masud sin explicar los motivos, si bien poco después el portavoz de la Presidencia, Shahusain Murtazawi, aseguró que era por su "pobre gestión" como representante especial para Reformas y Buena Gobernanza.

En respuesta, Masud ha resaltado que "el presidente no tiene el derecho de cesarle", argumentando que "el Gobierno fue formado siguiendo ciertos acuerdos", según ha informado la cadena de televisión afgana Tolo TV.

"Si alguien da un paso así, incluido el presidente, ello allanaría el camino para la inestabilidad política, lo que podría escalar incluso a una guerra civil", ha advertido.

Masud asumió el cargo en octubre de 2014 tras unas elecciones que llevaron meses después a la formación de un Gobierno de unidad con Ghani como presidente y Abdulá Abdulá --el otro candidato a la Presidencia-- como jefe ejecutivo, cargo similar al de primer ministro.

En dichas elecciones, Masud se presentó como candidato a la Vicepresidencia en un tándem junto a Zalmai Rasul, si bien en la segunda vuelta acercó posturas con Ghani, quien le nombró posteriormente como representante especial de la Presidencia.

De hecho la decisión de Masud, quien es además vicepresidente del partido Jamiat-e-Islami, de respaldar a Ghani en la segunda vuelta generó división en la formación y entre sus seguidores.

Tras ello, el propio Ghani afirmó que el cargo de Masud como asesor equivalía a ser vicepresidente, apuntando que incluso se podría modificar la Constitución para crear una tercera Vicepresidencia para que la asumiera su nuevo aliado.

El cese de Masud tuvo lugar en medio de la división provocada por el bombardeo de Estados Unidos en la provincia de Nangarhar (este) con la bomba GBU-43/B, la bomba no nuclear más potente usada jamás en combate. Sin embargo, no está claro por el momento si hay una relación entre ambos.

La decisión ha sido criticada por el expresidente Hamid Karzai y por algunos representantes del país, si bien el Gobierno ha defendido la autorización concedida a Estados Unidos para llevar a cabo el ataque, ejecutado contra milicianos del grupo yihadista Estado Islámico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies