Gabriel alerta de que el fracaso de las negociaciones para formar gobierno podría dañar la imagen de Alemania

Contador
Sigmar Gabriel y Angela Merkel
REUTERS / AXEL SCHMIDT
Publicado 21/11/2017 18:49:51CET

BERLÍN, 21 Nov. (DPA/EP) -

El ministro de Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel, ha advertido este martes de que el fracaso de las negociaciones para formar gobierno, que podrían abocar a unas nuevas elecciones, supone una amenaza para la imagen internacional del país.

Gabriel ha explicado ante el Parlamento que potencias contrarias al "orden liberal mundial" podrían explotar esta crisis política como ejemplo de la supuesta incapacidad de las democracias occidentales para asumir sus propias responsabilidades.

"Hagamos lo que hagamos en las próximas semanas, lo que no podemos hacer bajo ninguna circunstancia es apoyar en modo alguno a quienes están felices con el debilitamiento del orden liberal mundial", ha dicho el jefe de la diplomacia alemana en el Bundestag.

Las elecciones federales del 24 de septiembre dieron a la Unión Cristiano Demócrata (CDU) una escasa mayoría que obliga a la canciller, Angela Merkel, a buscar socios para su cuarto mandato. Los socialdemócratras (SPD) han descartado reeditar al gran coalición, por lo que esta vez los contactos se han centrado en otras formaciones.

La CDU ha estado semanas negociando con el Partido de los Liberal Demócratas (FDP) y Los Verdes, en las que éstos últimos han hecho importantes concesiones en materia de impuestos y política energética, temas que constituyen, respectivamente, los pilares de su programa electoral.

Sin embargo, las partes encallaron el pasado domingo por las persistentes diferencias en cuestiones clave como migración. El aliado bávaro de la CDU, la CSU, ha insistido en imponer una cuota anual de 200.000 solicitantes de asilo, algo que Los Verdes no solo han rechazado, sino que han tachado de inconstitucional.

Las partes "no han podido llegar a una idea común para dar forma al país, no siquiera a una mínima confianza", anunció el líder del FDP, Christian Lindner, para dar por concluidos los contactos, con lo que es la primera vez desde 1949 que las fuerzas políticas son incapaces de pactar una mayoría parlamentaria.

El abandono del FDP pone a Merkel en una situación delicada, ya que, si no consigue volver a sentar a sus potenciales socios en la mesa de negociaciones, tendrá que gobernar en solitario o convocar elecciones anticipadas. La canciller ya ha dicho que prefiere repetir la votación a mandar en minoría.

El presidente, Frank-Walter Steinmeier, iniciará este martes una ronda de contactos con todas las fuerzas políticas para pedirles que reconsideren sus posiciones iniciales. La primera cita será con líderes del FDP y Los Verdes para intentar resucitar las negociaciones. "No tengo ninguna esperanza", ha confesado el dirigente ecologista Robert Habeck.

Este miércoles, Steinmeier se entrevistará con el candidato a la Cancillería del SPD, Martin Schulz, con el mismo propósito. La jefa del grupo parlamentario del SPD, Andrea Nahles, no ha descartado que el partido opositor acepte apoyar un gobierno en minoría de Merkel, pero sin formar parte del mismo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies