Italia asegura que Francia y Malta acogerán a parte de los últimos rescatados en el Mediterráneo

Rescate en el mar Mediterráneo
TWITTER DE MSF - Archivo
Publicado 14/07/2018 22:03:45CET

MILÁN (ITALIA), 14 Jul. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, ha informado este sábado de que Francia y Malta se han comprometido a acoger a 50 inmigrantes cada uno de los 450 inmigrantes rescatados en las últimas horas en el Mediterráneo. Roma había puesto como condición el reparto de los inmigrantes para abrir sus puertos. Otros países también acogerán a parte de los rescatados.

"Este es el primer resutlado improtante logrado tras un día de llamadas telefónicas y mensajes escritos con todos los líderes de los Veintisiete", ha explicado Conte a través de su página en Facebook.

El primer ministro maltés, Joseph Muscat, ha confirmado la acogida de 50 personas. "Malta no solo pide, sino también ofrece su solidaridad", ha destacado en Twitter. Sin embargo, Francia no ha confirmado oficialmente el acuerdo.

Los inmigrantes fueron rescatados este viernes cerca de la isla italiana de Linosa, a unas 100 millas de Malta -- que ya se ha negado a acogerlos -- por un barco de la misión fronteriza Frontex y un buque propiedad de la Policía italiana.

El propio Conte ha publicado las dos cartas distintas que remitió a jefes de Estado y de Gobierno y a los presidentes de la Comisión Europea y del Consejo Europeo. "Tenemos que actuar juntos con urgencia para afrontar esta situación tan compleja y sensible", subraya.

En ese sentido, Conte pide nuevas medidas para acometer la cuestión de la inmigración ilegal y plantea que haya normas comunes en la UE sobre los rescates por parte de buques privados, el fortalecimiento de Frontex y la apertura de contactos con la ONU para la creación de centros para solicitantes de asilo fuera de Europa.

Conte ha destacado además que Italia está dispuesta asumir parte de los inmigrantes rescatados siempre que otros países participen igualmente.

Ocho de los inmigrantes que necesitaban asistencia médica fueron llevados a la isla italiana de Lampedusa para recibir tratamiento, a pesar de las declaraciones del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, quien rechazó de plano cualquier desembarco.