May hace frente a una votación que determinará el nivel de descontento ante el Brexit dentro de su partido

Theresa May en Bruselas
REUTERS / POOL NEW
Publicado 16/07/2018 6:15:34CET

LONDRES, 16 Jul. (Reuters/EP) -

La primera ministra británica, Teresa May, tendrá que hacer frente al descontento generalizado que existe entre los partidarios del Brexit que hay dentro de su partido, el Partido Conservador, este lunes durante una votación parlamentaria que podría cambiar el curso de su estrategia en el proceso de divorcio con la Unión Europea.

May se encuentra en plena batalla por su supervivencia política tras anunciar su nueva estrategia de negociación con la Unión Europea sobre el Brexit, una postura "demasiado blanda" hacia el bloque que ha enfurecido a todos los políticos euroescépticos que forman parte del Partido Conservador.

El tamaño real de la amenaza quedará claro este lunes, cuando los parlamentarios británicos voten una serie de enmiendas sobre el sistema de aduanas de Reino Unido post-Brexit, lo que le dará la oportunidad a todos los conservadores euroescépticos de votar en contra de las propuestas de May.

Mientras que de acuerdo con los analistas es muy poco probable que la primera ministra no logre sacar dichas enmiendas adelante, en el caso de que muchos de sus parlamentarios voten en su contra debilitará aún más su posición de cara a las negociaciones con el bloque europeo.

"No he podido encontrar a nadie que apoye la salida dentro del bloque conservador en el Parlamento que esté satisfecho con la propuesta, cuando les preguntas en privado", ha asegurado Peter Bone, parlamentario 'torie'.

La propuesta, denominada como "acuerdo de Chequers", ya ha desencadenado la dimisión de altos cargos dentro del Ejecutivo británico, como la del ministro para el Brexit, David Davis o el ministro de Asuntos Exteriores, Boris Johnson.

La primera ministra británica ya advirtió este domingo a los disidentes de su partido de que si no la apoyan podría "no haber Brexit" y ha defendido la posición negociadora pactada recientemente entre los miembros de su gabinete para un Brexit "blando".

"Mi mensaje al país este fin de semana es sencillo: necesitamos mantener la vista en el premio. Si no, nos arriesgamos a que no haya Brexit", ha afirmado May en un mensaje publicado en Facebook.

Este domingo ha dimitido otro asesor gubernamental, Robert Courts, quien también es diputado, con el argumento de que no puede defender ante sus votantes el acuerdo logrado por May.

Para May, su propuesta de acuerdo para un "movimiento de mercancías sin fricciones" es la "única opción" para evitar afectar políticamente a Irlanda del Norte y el proceso de paz y preservar así la unidad de Reino Unido.