Morales inicia su tercer mandato prometiendo que "Bolivia volverá al mar con soberanía"

Evo Morales
ABI AGENCIA
Publicado 22/01/2015 18:41:26CET

Se compromete a reducir la pobreza a "un dígito" cuando abandone el Gobierno

LA PAZ, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente boliviano, Evo Morales, ha prometido que "Bolivia volverá al mar con soberanía", vaticinando su victoria contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) este año, en el primer discurso que ha ofrecido tras jurar el cargo por tercera vez.

"Hemos encaminado nuestra demanda en la Corte Internacional de Justicia con solidez y consistencia. Nuestra demanda está bien encaminada. Por historia, por justicia y por derecho un día vamos a volver al océano Pacífico con soberanía", ha dicho.

En el plano internacional, también ha valorado el cambio de política hacia Estados Unidos, con quien podría restablecer las relaciones diplomáticas este año, a pesar de lo cual ha subrayado: "Ahora aquí no mandan los gringos, ahora mandan los indios".

En clave nacional, el líder indígena ha celebrado que "en corto tiempo el Gobierno ha cambiado la situación social y económica del país", aunque ha reconocido que "faltan profundizar y consolidar algunas políticas".

"La inversión estatal de 1997 a 2005 (registró) un crecimiento del 15 por ciento, y en nuestra gestión un crecimiento del 795 por ciento, hermanas y hermanos", ha destacado, en declaraciones recogidos por la prensa boliviana.

Sin embargo, ha expresado su preocupación por algunos temas, entre los que ha mencionado la extrema pobreza. "Hasta 2020 nos comprometemos a reducir la extrema pobreza a un sólo dígito, al ocho o nueve por ciento" desde el 16 por ciento actual, ha indicado.

También ha criticado el nivel educativo de los bolivianos. En primaria la cobertura pública llega al 99,82 por ciento y en secundaria al 72,15 por ciento, mientras que el índice de deserción es del 1,4 por ciento.

Morales ha reconocido que "no está conforme con lo que se ha hecho hasta ahora en salud". A este respecto, ha recordado que el gobernador Edmundo Novillo "tuvo un problema muy serio" y tuvo que irse a Brasil para resolverlo. Por ello, ha anunciado la construcción de cuatro hospitales en La Paz, Santa Cruz, Tarija y Cochabamba.

"Sé que estamos mal en la Justicia y por eso hemos decidido dignificar la abogacía", ha dicho. "Vamos a convocar una cumbre que permita elaborar una propuesta para elaborar y llevar al referéndum", ha anunciado.

Por último, ha criticado las deficientes infraestructuras bolivianas. "Estamos mal", ha dicho sobre el alcantarillado en las diferentes regiones bolivianas, que apenas llegan al 44,7 por ciento, indicando que intentará alcanzar el Objetivo del Milenio en este tema.

Asimismo, el jefe de Estado ha anunciado la construcción de nueve aeropuertos internacionales en las capitales de los departamentos, incluido uno especial para el tráfico masivo internacional en Santa Cruz.

CEREMONIA DE INVESTIDURA

Morales ha recibido la medalla, la banda y el bastón presidencial de manos de su 'número dos', Álvaro García Linera, en una ceremonia solemne celebrada en torno a las 10.30 (hora local) en la Asamblea Legislativa, en La Paz.

El líder indígena ha pronunciado el juramente presidencial con el puño izquierdo en alto y la mano derecha en el corazón, tras lo cual se ha fundido en un abrazo con García Linera y se ha vuelto sonriente hacia los allí presentes.

Morales, que en las elecciones del pasado 12 de octubre ganó con el 61,36 por ciento de los votos, con una amplia ventaja sobre sus rivales, inicia así su último mandato, puesto que constitucionalmente ya no puede aspirar a la reelección.

A pesar de que esta ceremonia marca el principio de su despedida, apenas ha estado arropado por sus colegas regionales. Aunque había representantes de 40 países, entre ellos España, solo siete jefes de Estado le han visto jurar el cargo por última vez.

Morales, un nativo aymara originario de El Chapare, recibió el miércoles la bendición de los sabios indígenas en una ceremonia celebrada en la ciudad sagrada de Tiwanaku en la que apeló por "el retorno al equilibrio".

Su plan para 2020, cuando debe abandonar el poder, es abrir un restaurante en El Chapare "y hacer plata como mesero". "Vamos a cobrar baratita la comida y cara la foto", bromeaba en una entrevista concedida antes de las elecciones presidenciales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies