Muere tiroteado un alcalde filipino al que Duterte señaló como "narcopolítico"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Muere tiroteado un alcalde filipino al que Duterte señaló como "narcopolítico"

Rodrigo Duterte
REUTERS
Publicado 28/10/2016 8:55:34CET

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Maguindanao, Samsudin Dimaukom, ha muerto víctima de un tiroteo tras haber sido señalado públicamente por el presidente del país, Rodrigo Duterte, como un "narcopolítico" por su supuestos vínculos con el tráfico de drogas, ha informado la cadena de televisión ABS-CBN.

El primer edil ha muerto junto a nueve guardaespaldas por los disparos recibidos en un tiroteo registrado este viernes a las 4.30 horas en la localidad de Makilala, situada en la región de Cotabato del Norte.

Las diez víctimas del tiroteo han sido trasladadas a dos hospitales pero han sido declaradas muertas a su llegada a los centros sanitarios. Según las primeras informaciones, el alcalde viajaba en un convoy de vehículos que recibió el alto en un puesto de control gestionado por el Batallón de Seguridad Pública Regional 12 y el Grupo Antidrogas en la zona de Barangay Bulatukan, que habían sido informados de que tenían previsto trasladar drogas a Maguindanao y Cotabato.

Según el relato de la cadena de televisión ABS-CBN, el convoy del primer edil no se paró en el puesto de control y sus integrantes abrieron fuego contra los agentes que les daban el alto.

Las autoridades tienen previsto publicar un comunicado sobre lo sucedido. En septiembre, las autoridades filipinas realizaron un registro en el complejo en el que residía Dimaukom pero no encontraron sustancias estupefacientes.

El nombre del alcalde tiroteado y el de su mujer, la vicealcalde Anida Dimaukom, fueron incluidos en una lista que publicó el presidente del país, Rodrigo Duterte, con los nombres de altos cargos y ex altos cargos supuestamente implicados en tráfico de drogas. Tanto él como ella negaron las acusaciones del presidente filipino.

Desde su llegada el poder, Duterte ha puesto en marcha una guerra contra las drogas que se ha traducido en la muerte de más de 3.000 personas por supuesto tráfico y consumo de drogas, una campaña que ha sido criticada por organizaciones defensoras de los Derechos Humanos y por países occidentales.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies