Un muerto y decenas de heridos en combates en República Centroafricana

Efectivos de la MINUSCA en Bangui
CATIANNE TIJERINA/MINUSCA - Archivo
Publicado 08/04/2018 21:39:52CET

BANGUI, 8 Abr. (Reuters/EP) -

Al menos un civil ha muerto y decenas más de civiles, 'cascos azules' y milicianos han resultado heridos en una operación militar para desmantelar una base de un grupo armados en Bangui, la capital del país.

Los primeros tiroteos se produjeron en el barrio PK5 --un enclave musulmán en una ciudad de mayoría cristiana-- sobre las 2.00 horas de la madrugada cuando un contingente del Ejército y de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en República Centroafricana (MINUSCA), según testigos presenciales.

"Estábamos durmiendo a las 2.15 horas cuando escuchamos disparos de armas ligeras y pesadas. Esta mañana vimos a soldados centroafricanos (y de la ONU) en nuestro callejón", ha explicado un vecino del barrio PK5, Abdulaye Hamat. "Se fueron y no sabemos exactamente lo que ha pasado", ha añadido.

Los enfrentamientos han seguido hasta la mañana del domingo, cuando se podían ver columnas de humo de la zona. Vecinos han huido de la zona temiendo por su seguridad.

Un portavoz de la MINUSCA, Herve Verhoosel, ha confirmado once 'cascos azules' heridos a los que habría que sumar una veintena de civiles y combatientes heridos. No hay datos de bajas entre las fuerzas militares centroafricanas. Verhoosel ha informado además de ocho milicianos detenidos.

En otro comunicado la MINUSCA ha indicado que los vecinos del PK5 han pedido en numerosas ocasiones a la misión la expulsión de los grupos armados responsables de extorsión y ataques a los civiles. "Estos grupos criminales han tenido la oportunidad de desarmarse voluntariamente. Desgraciadamente, los dirigentes de estos grupos rechazaron esta opción", ha apuntado la MINUSCA.

Los miembros de la misión de la ONU ha informado de que ha asaltado varias bases de grupos del PK5, han realizado detenciones y se han incautado de armas, munición y drogas. "La operación conjunta seguirá hasta que los grupos criminales de PK5 sean desmantelados o desaparezcan", indica el comunicado.

Los rebeldes mayoritariamente musulmanes de Séléka derrocaron al presidente François Bozizé en 2013, lo que provocó la reacción de los paramilitares cristianos conocidos como 'antibalaka'. También surgieron bandas musulmanas de autodefensa en PK5.