El mundo tendría 19.130 millones de euros más si todas las niñas de diez años completan secundaria

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

El mundo tendría 19.130 millones de euros más si todas las niñas de diez años completan secundaria

Niñas corriendo camino de la escuela
UNFPA
Actualizado 20/10/2016 15:29:38 CET

UNFPA alerta de que unos 60 millones de niñas está "sistemáticamente en desventaja" al pasar de adolescentes a mujeres

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El mundo conseguiría un dividendo anual de 21.000 millones de dólares (unos 19.130 millones de euros) si en los países en desarrollo todas las niñas de diez años llegaran a completar su educación secundaria, según las estimaciones del Fondo de Población de Naciones Unidas (FPNA).

"Son 21.000 millones de dólares los que no estaríamos ahorrando efectivamente si se promoviera la educación de las niñas", ha explicado el responsable de Género, Derechos Humanos y Cuyltura del UNFA en Nueva York, Luis Mora.

La estimación forma parte de las datos incluidos por UNFPA en su informe 'El Estado de la Población Mundial 2016', centrado en la situación y las perspectivas de las niñas de diez años, un colectivo que está en un momento clave de su vida porque en los próximos quince años pasarán la adolescencia hasta convertirse en mujeres en 2030, cuando deberán haberse alcanzado los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

LAS NIÑAS ESTÁN "SISTEMÁTICAMENTE EN DESVENTAJA"

En su documento, la agencia de Naciones Unidas explica que de los 125 millones de niños de esta edad que hay en la actualidad, unos 60 millones de niñas están "sistemáticamente en desventaja" a nivel mundial al pasar de la adolescencia a la edad adulta. De la cifra total de niños, más de la mitad de los 65 millones de niñas de diez años viven en los 48 países con mayor desigualdad de género.

En esta etapa de su vida, según el UNFPA, es "menos probable" que las niñas completen sus estudios y "más probable" que se vean enfrentadas al matrimonio forzado, el trabajo infantil, la mutilación genital femenina y otras prácticas negativas.

En la presentación del informe en la sede de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID) en Madrid, Mora ha hecho hincapié en la importancia que tiene en el desarrollo de las personas la adolescencia y ha explicado que la menstruación supone un cambio "dramático en sus vidas" para "unos 60 millones de niñas", que entonces se ven abocadas a prácticas como el matrimonio forzado o "temprano" y la mutilación genital femenina, que, en algunos países, es un requisito que se exige socialmente para que se puedan casar.

"A partir de ese momento biológico pero que significa socialmente, esas niñas en muchas casos pasan de ser niñas a ser esposas en matrimonios forzados. Pasan de ser niñas a ser mujeres mutiladas. Pasan de ser niñas a tener que abandonar la escuela porque automáticamente ese paso significa dentro de sus familias y sus comunidades que tienen que asumir tareas domésticas y que tienen que asumir otras tareas de acuerdo con los roles de género que se asignan a las mujeres", ha explicado Mora.

Además, "en muchas sociedades", ese cambio biológico implica que esas niñas "tienen que empezar a llevar el velo y que "dejan de poder salir a la calle y tienen que circunscribirse al ámbito doméstico", según el responsable de UNFPA.

50.000 NIÑAS OBLIGADAS A CASARSE CADA DÍA

Mora ha advertido de que 50.000 niñas son obligadas a casarse cada día y en todo el mundo hay 700 millones de mujeres que fueron obligadas a contraer matrimonio cuando eran unas niñas.

"Las implicaciones son tremendas. Esas niñas automáticamente abandonan la escuela. Esas niñas lo más probable es que al cabo de un año o dos se queden embarazadas, tratándose de embarazos de alto riesgo, que significa que tienen el riesgo de morir durante el embarazo o en el parto", ha señalado, antes de dejar claro que esas niñas no tendrán acceso a un empleo ni podrán ser independientes económicamente.

En este sentido, el responsable de UNFPA ha advertido de que en el momento en que esas niñas son obligadas a casarse "se cubre un velo en el marco de los arreglos matrimoniales" y son sometidas a "violencia sexual".

El informe de la agencia de Naciones Unidas también aporta datos sobre la mutilación genital femenina, una práctica que Mora ha subrayado que no debe considerarse circunscrita a África por considerar que se trata de "un tema universal".

En este sentido, ha asegurado que la mutilación genital femenina se da en 29 países del continente africano y que en algunos como Sierra Leona o naciones del Cuerno de África y del Sahel la práctica afecta a cerca del 98 por ciento de ciento de las mujeres.

ENTRE 140 Y 200 MILLONES MUJERES CON MUTILACIÓN GENITAL

En Nigeria, esta práctica la han sufrido 25 millones de mujeres, mientras que en Egipto han sido sometidas "entre el 70 y el 90 por ciento de las mujeres". "Existen en este momento entre 140 y 200 millones de mujeres mutiladas en el mundo", ha asegurado Mora.

La mutilación genital femenina no se limita a países africanos sino que también se da en países como Estados Unidos, Canadá y Australia y en Europa, en muchos casos como consecuencia de los movimientos migratorios.

El responsable de UNFPA ha hecho hincapié en que la práctica de la mutilación genital femenina no solo tiene consecuencias negativas en las niñas en materia psicológica sino también a corto, medio y largo plazo en términos de salud sexual y reproductiva.

Mora ha explicado que el informe de UNFPA detecta un aumento "exponencial" de la violencia sexual que sufren durante la pubertad las niñas, con una de cada tres menores declarando que han sufrido episodios de este tipo y con el 60 por ciento de casos a "asaltos sexuales" en familias los sufren niñas de "quince años o menores".

En cuanto a las causas de mortalidad en las niñas de diez años a 19 años, el responsable de la agencia de Naciones Unidas ha indicado que la primera causa es el sida y que su contagio se debe "fundamentalmente" a agresiones sexuales, abusos y "comercio sexual" y a la falta de acceso a información de salud sexual y servicios sanitarios.

La segunda causa de mortalidad en ese colectivo es el suicidio, que ha registrado un aumento "exponencial", siendo la segunda causa de muerte en niñas de 10 a 19 años y la primera en la franja de 15 a 19 años.

De cara al futuro, el responsable de la agencia de Naciones Unidas ha subrayado la importancia de fomentar la educación en las niñas de diez años por considerar que es la "clave" para que puedan "seguir adelante" y estar más protegidas frente al matrimonio temprano y a otras prácticas negativas.

En este sentido, ha considerado fundamental mejorar el acceso de las niñas a los servicios sanitarios y a la información sobre salud sexual y reproductiva, al igual que la erradicación de "prácticas dañinas" para ellas como la mutilación genital o el matrimonio forzado y temprano.

Por su parte, la directora de Cooperación Multilateral, Horizontal y Financiera de la AECID, Cristina Juarranz, ha hecho un llamamiento a invertir para apoyar a las niñas preadolescentes por considerar que son "motores esenciales del cambio y transformadores del futuro".

La directora ejecutiva de la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE), Gema González, se ha expresado en línea similar y ha subrayado que las mujeres y las niñas "deben seguir siendo una prioridad" en los Objetivos de Desarrollo Sostenible contemplados en la Agenda 2030.

'El Estado de la Población Mundial 2016' analiza la situación de las niñas de diez años, su problemática y sus perspectivas a nivel mundial, incluyendo los casos personales de diez niñas de diferentes zonas del mundo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies