Naciones Unidas confirma nuevas entradas de grupos armados en la 'ciudad-refugio' de Bambari, en RCA

Enfrentamientos en Bambari
REUTERS / GORAN TOMASEVIC
Publicado 09/06/2018 13:44:16CET

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha repudiado este sábado las incursiones efectuadas durante las últimas semanas por grupos armados en la ciudad de Bambari, en el centro de República Centroafricana, considerada como uno de los últimos refugios de la población dentro del conflicto armado entre Gobierno, milicias Séléka y anti-balaka, y múltiples facciones derivadas.

La coordinadora humanitaria de la ONU para el país, Najat Rochdi, ha confirmado que la incursión del jueves tuvo lugar en el hospital regional de la ciudad, en la que las fuerzas invasoras también amenazaron al personal médico allí presente.

Estas incursiones van acompañadas de saqueos contra las instituciones humanitarias que operaban con relativa tranquilidad en el lugar hasta el pasado 14 de mayo, cuando se reanudaron los enfrentamientos.

Ese día, fuerzas identificadas como integrantes de la Unión por la Paz en la República Centroafricana -- una escisión del Frente Popular para la Reparación (FPR), organización rebelde chadiana antiguamente asociada a Séléka -- desencadenaron una serie de combates que dejaron al menos ocho muertos tras atacar la comisaría de la ciudad y una base de la misión de la ONU en el país, la MINUSCA.

Estos ataques han provocado que "las actividades humanitarias se hayan reducido significativamente", según la coordinadora, que denuncia además que "la población ha vuelto a ser tomada como rehenes", después de un periodo de relativa calma.

Tras la última incursión, las fuerzas de paz y las ONG han completado el traslado de una treintena de pacientes especialmente vulnerable a casas de sus parientes, como medida de emergencia extraordinaria y a pesar del riesgo adicional para su salud que ello conlleva.

"Estos actos constituyen una violación escandalosa del derecho humanitario internacional, que protege los hospitales civiles. En modo alguno los pacientes, heridos o enfermos, pueden ser objeto de un ataque", ha añadido antes de hacer a estos grupos "directamente responsables de cualquier complicación que afecte a estos pacientes, que de por sí todavía corren peligro de muerte".