Los negocios de Trump, entre el oscurantismo y el conflicto de intereses

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Los negocios de Trump, entre el oscurantismo y el conflicto de intereses

Torre Trump en Nueva York
REUTERS / ANDREW KELLY
Publicado 09/11/2016 21:29:15CET

NUEVA YORK, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses ha generado más dudas aún si cabe sobre las incompatibilidades que podría provocar el hecho de que siga al mando de su imperio empresarial tanto a nivel nacional como internacional. Además, Trump se ha negado a publicar su información fiscal, por lo que solo se puede intuir el alcance de sus negocios.

El hecho es que Estados Unidos cuenta con una estricta legislación de incompatibilidades, la Ley de Ética y Gobierno de 1978, aprobada tras el escándalo del 'Watergate', pero esta ley se aplica hasta el rango de congresista y los presidentes quedaron exentos con el argumento de que se podría complicar aún más su tarea.

"Nunca antes un candidato presidencial estadounidense había tenido tantas relaciones económicas con aliados y enemigos de Estados Unidos y nunca antes un negocio había supuesto una amenaza para el país", ha señalado la revista 'Newsweek' en un extenso reportaje sobre los negocios de Trump en el extranjero publicado el 14 de septiembre.

Para la revista, "si la empresa de Trump (...) no acaba de inmediato y para siempre con la familia Trump, la política exterior de los Estados Unidos de América podría estar a la venta".

En concreto, La Organización Trump y sus más de 500 subsidiarias tienen importantes negocios dentro de Estados Unidos, de tal forma que cuando tome posesión pasará a ser a la vez inquilino y casero en el Hotel Internacional Trump de Washington, alquilado por sus empresas al Estado, una de las paradojas de su elección.

Además cuenta con presencia en países como Rusia, Corea del Sur, India, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Azerbaiyán, Ucrania, China, Bulgaria, Argentina, Canadá, Francia o Alemania. También tiene empresas asociadas en paraísos fiscales.

Sin embargo, el negocio de Trump es muy distinto del que se cree. El presidente electo es conocido como magnate de la construcción, famoso de la televisión y gestor fracasado de casinos, aunque en realidad desde 2007 los beneficios llegan a su familia principalmente de la venta de la propia marca Trump.

Sus representantes negocian con constructoras potentes de distintos países para la cesión del nombre de Trump a proyectos a cambio de importantes cantidades de dinero. Así, han surgido como setas los rascacielos con el nombre de Torre Trump en ciudades como Nueva York, Manila, Estambul, Chicago, Toronto, Las Vegas o Panamá.

Corea del Sur puede servir como ejemplo de la posible interferencia entre la labor gubernamental de Trump y su labor empresarial. La relación de las empresas de Trump con el grupo empresarial Daewoo es pública y durante la campaña presidencial el candidato republicano defendió que Corea del Sur desarrollara su propio programa nuclear, en lugar de depender de Washington para su defensa. Daewoo es uno de los principales fabricantes de material eléctrico del país asíatico, con lo que no es difícil imaginar los beneficios que obtendría si el país se lanzara a una carrera nuclear.

Con respecto a Rusia, no son ningún secreto los piropos que se han dedicado mutuamente Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin, rival estratégico de Washington en el escenario internacional. "Los rusos suponen una parte bastante desproporcionada en muchos de nuestros activos", reconocía en 2008 Donald Trump Jr durante una conferencia en Nueva York. "Vemos mucho dinero fluyendo desde Rusia", añadía. Ese mismo año, en 2008, la empresa de Trump firmó acuerdos para proyectos de construcción en Moscú, San Petersburgo y Sochi.

Los casos se repiten en países como India, adonde el propio Trump Jr viajó recientemente para pedir a las autoridades el desbloqueo de un proyecto urbanístico... sin éxito. La respuesta podría ser bien distinta si quien hiciera la petición fuera el hijo del presidente de Estados Unidos, como también podría cambiar la postura de Washington con el rival estratégico de India en la región, Pakistán.

DEUDA CON LA BANCA

Estas operaciones urbanísticas en todo el planeta serían imposibles sin la colaboración en forma de financiación de los principales bancos de todo el mundo. Según 'The Washington Post', el conglomerado de Trump debe cientos de millones a entidades financieras estadounidenses y del exterior.

Sin ir más lejos, una de las torres de oficinas de Manhattan en las que Trump tiene una parte importante de la propiedad está endeudada con el Banco de China, una entidad propiedad del Estado chino, al que Trump ha criticado hasta ahora, pero que a partir de su llegada a la Casa Blanca podría ver con otros ojos.

Sin embargo, el principal acreedor del imperio Trump es otro, el Deutsche Bank, una entidad que negocia en estos momentos con el Gobierno estadounidense un acuerdo sobre las demandas por la emisión de activos tóxicos relacionados con hipotecas durante la crisis financiera.

Washington podría pedir hasta 14.000 millones de dólares en concepto de multa por su gestión, pero la cifra final no se ha publicado aún y el presidente Trump podría influir en las negociaciones.

Según un reportaje publicado en marzo por 'The Wall Street Journal', desde 1998 este banco ha participado en préstamos por al menos 2.500 millones de dólares para las empresas de Trump.

A pesar de todo, desde La Organización Trump consideran que "no hay conflicto" por el hecho de que Donald Trump sea el máximo responsable del Estado. "Si me convierto en presidente, no me podría importar menos mi empresa. Son migajas", afirmó Trump en enero durante un debate. "Gestionad la empresa, niños. Pasadlo bien", añadió.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies