'El Niño', la sequía silenciosa que devora la vida en Zimbabue

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

'El Niño', la sequía silenciosa que devora la vida en Zimbabue

Efectos de la sequía en Zimbabue por 'El Niño'
WORLD VISION
   
Actualizado 16/10/2016 9:17:23 CET

World Vision apoya centros de recuperación nutricional donde se da alimentos a niños

MADRID, 16 Oct. (Por Charo Izquierdo, coordinadora de proyectos de Desarrollo de Fundación World Vision International) -

'El Niño' es un fenómeno cíclico provocado por el calentamiento de la temperatura de la superficie del océano Pacífico. Se viene produciendo de cada dos a cada siete años y desencadena eventos climáticos extremos en todo el planeta debido a la alteración de los patrones normales de precipitaciones y de la circulación atmosférica tropical.

'El Niño' puede provocar lluvias torrenciales, inundaciones o un tiempo demasiado caluroso o frío, pero también provoca graves sequías, lo que supone una de las principales amenazas para la producción de alimentos en las comunidades en las que trabajamos.

Este año el fenómeno de 'El Niño' ha tenido el mayor impacto registrado desde 1950. De acuerdo con la Oficina de la ONU para la coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), sólo en las regiones de África del Este y África del Sur unos 50 millones de personas están expuestas a inseguridad alimentaria debido a la sequía, o a la combinación de sequía y conflictos.

Los informes oficiales indican que en la región de África del Sur hay 2,7 millones de niños en riesgo de desnutrición. El número de familias que se encuentra en situación de inseguridad alimentaria está aumentando de forma alarmante día a día. A diferencia del impacto inmediato de un huracán o de un terremoto, el fenómeno de 'El Niño' se desarrolla de forma gradual, pero los efectos son igualmente catastróficos.

En Zimbabue la sequía ya empezó a tener graves consecuencias el año pasado, causando enormes pérdidas en la agricultura y en la falta de recursos hídricos, y dejando a miles de niños en riesgo de desnutrición. Si los peores pronósticos se cumplen, más de la mitad de la población de Zimbabue se enfrentará a la escasez de alimentos en marzo de 2017, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La demanda de cereales es alta en el provincias del sur debido a que las cosechas han sido muy pobres y sin embargo las reservas de cereales del país se encuentran un 76 por ciento por debajo del mínimo necesario para responder a las necesidades alimentarias de la población.

World Vision

DEVASTADORAS CONSECUENCIAS

Como coordinadora de los proyectos que la Fundación World Vision implementa en Zimbabue he tenido la oportunidad de visitar las zonas más afectadas del país. El impacto a medio y largo plazo de 'El Niño' no suele dejar imágenes impactantes para las portadas. Y sin embargo he sido testigo de las devastadoras consecuencias que este fenómeno está teniendo para las familias con las que trabajamos.

La sequía y la escasez de alimentos que ésta comporta se van extendiendo como una manto silencioso por las comunidades devorando a su paso en primer lugar las cosechas y el ganado, y después los ahorros y en casos extremos incluso la vida de los más vulnerables.

Al llegar al distrito de Lupane, los efectos de la sequía son muy evidentes: los campos de cultivo, el pasto e incluso los árboles están prácticamente secos. Las familias dependen totalmente de la lluvia, ya que todas viven de la agricultura. El maíz se suele recoger de octubre a marzo, pero este año son muchos los hogares que no tienen nada que cosechar. Se ha perdido casi todo lo que se sembró debido a los efectos de El Niño.

Sin agua las familias tampoco han podido mantener el ganado y en muchos casos han tenido que venderlo a la mitad de su precio para evitar que los animales mueran de sed. Sin cosecha y sin ganado estas personas se han quedado sin recursos para garantizar su supervivencia.

CENTRO DE RECUPERACIÓN NUTRICIONAL

En el distrito de Lupane he conocido a grupos de mujeres, madres y niños que trabajan unidos para luchar contra la desnutrición a través de proyectos muy básicos y eficientes. Con el apoyo de World Vision las madres se organizan para crear en cada aldea un centro de recuperación nutricional.

En estos centros se prepara a diario comida para los niños que han presentado problemas nutricionales en los controles de peso y talla que llevamos a cabo periódicamente. En años anteriores la comida se preparaba conjuntamente con los alimentos que cada madre tiene disponibles en casa, pero este año la situación es tan grave que desde World Vision hemos tenido que intervenir con la entrega de alimentos como sorgo, mijo, maíz, hortalizas, verduras, leche y huevos.

De esta manera hemos logrado crear un lugar seguro en el que garantizar la alimentación de los menores de 5 años y en el que las madres también aprenden sobre prácticas apropiadas de nutrición, higiene y saneamiento.

En muchos casos en tan sólo 12 días los niños mejoran visiblemente, mostrando más energía, un aumento del apetito y aumento de peso. Es una gran satisfacción ver las blancas sonrisas de satisfacción de los más pequeños cuando ya están totalmente recuperados.

World Vision

ACCESO A AGUA

En World Vision trabajamos también para proporcionar el acceso al agua a través de la perforación o rehabilitación de pozos, formando a los agricultores en técnicas de cultivo adaptadas al cambio climático, creando huertos familiares y repartiendo semillas o alimentos.

Las personas con las que trabajamos han desarrollado una enorme capacidad de resiliencia a lo largo de los últimos años. Han tenido que enfrentarse a una gravísima crisis económica o a la pandemia del VIH/sida, que llegó a afectar a más del 20% de la población a principios de la década de 2000.

Sin embargo, cuentan con una fe inquebrantable en el futuro y por eso estamos seguros de que con nuestra ayuda también podrán hacer frente a esta nueva amenaza silenciosa que se llama 'El Niño', fenómeno desconocido para la mayoría de los habitantes de estas latitudes, que lo único que saben de él es que la sequía lo está devorando todo, incluso la propia vida.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies