La ONU advierte de que 300.000 personas están en riesgo por los combates en torno a Damasco

Un niño camina por una calle de Duma
BASSAM KHABIEH / REUTERS
Publicado 23/03/2017 16:12:19CET

GINEBRA, 23 Mar. (Reuters/EP) -

El recrudecimiento de los combates en torno a Damasco ha dejado sin ayuda humanitaria a 300.000 personas, según el coordinador de la ONU para esta asistencia, Jan Egeland, que ha reclamado pausas en el conflicto para permitir el traslado de convoyes.

"Dependen completamente de nuestros suministros. El hambre está a la vuelta de la esquina si no vamos en las próximas semanas", ha advertido Egeland, en una entrevista a la agencia Reuters concedida tras presidir el encuentro semanal en Ginebra para analizar la evolución del conflicto.

En las zonas de Duma y Kafr Batna, ubicadas en el área rural de Damasco, viven 161.000 y 142.000 civiles, respectivamente. En el caso de Duma, los suministros de la ONU no llegan desde octubre de 2016, mientras que en Kafr Batna el vacío se remonta a junio del año pasado.

Egeland ha subrayado que "el aumento de los combates tiene efectos desastrosos sobre la población civil", toda vez que en algunos casos ni siquiera tienen acceso a las vías informales de suministro que habían utilizado hasta ahora.

El régimen de Bashar al Assad no ha autorizado de momento el envío de ayuda a las zonas asediadas, mientras que los grupos rebeldes no han garantizado la seguridad de estos convoyes, según el coordinador de la ONU.

Naciones Unidas confía en poder enviar este viernes un grupo de vehículos a Wadi Barada, un valle situado a las afueras de Damasco y donde los combates se han recrudecido este año. La semana pasada, pudieron llegar a Madaya, si bien la actividad de las milicias impidió distribuir la ayuda.

ZONAS

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, propuso el miércoles la creación de "zonas interinas de estabilidad" para contribuir a que los refugiados puedan regresar a Siria, en el marco de una nueva fase en la lucha contra los grupos terroristas.

Egeland se ha limitado a decir que estudiarán detenidamente la solicitud, aunque ha hecho hincapié en que cualquier retorno debe ser voluntario y contar con protección. "Muchas veces las zonas seguras crean más problemas de los que resuelven", ha apuntado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies