La ONU denuncia la "bochornosa" encarcelación de activistas abolicionistas en Mauritania

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

La ONU denuncia la "bochornosa" encarcelación de activistas abolicionistas en Mauritania

Manifestantes huyen del gas lacrimógeno durante las protestas abolicionistas.
REUTERS
Publicado 19/10/2016 18:24:15CET

DAKAR, 19 Oct. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

La ONU ha denunciado este miércoles las "bochornosas" imputaciones y encarcelaciones impuestas por la Justicia de Mauritania contra varios activistas antiesclavitud que participaron en una serie de manifestaciones contra los desahucios en Nuakchot, la capital mauritana.

Según la organización, las autoridades han encarcelado a trece miembros del Resurgimiento del Movimiento Abolicionista (IRA, por sus siglas en inglés) por haberse unido a las protestas que tuvieron lugar en junio en la capital.

La mayoría de los activistas, que han insistido en que no acudieron a las manifestaciones, habían sido esclavos en el pasado. "El Gobierno tiene una actitud muy hostil hacia aquellos grupos sociales que critican sus políticas, como es el caso del IRA, cuyos miembros pertenecen a la minoría haratin y exigen el fin de la esclavitud", ha informado la ONU a través de un comunicado.

El IRA teme que, tras haberse reunido en mayo con el enviado de la ONU Philip Alston, especialista en extrema pobreza y Derechos Humanos, el movimiento se haya convertido en un objetivo para las autoridades del país.

Mauritania fue el último país del mundo en abolir la esclavitud en 1981. Los haratin, que formaban la "casta esclava", descienden de los grupos étnicos africanos del sur del continente y a menudo trabajan como pastores o sirvientes domésticos.

PRECARIA SITUACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

Según el Índice Global de Esclavitud de 2016, unas 43.000 personas viven en situación de esclavitud en el país. El juicio de los activistas, que tuvo lugar en agosto, fue denunciado por parte de numerosos grupos de defensa de los Derechos Humanos, que han registrado casos de tortura durante las detenciones y los procesos judiciales.

Los activistas encarcelados fueron trasladados en septiembre desde Nuakchot a un centro de detención de Zuérate, en el norte del país, donde no se les permite ver a sus familiares o ser visitados por médicos ni abogados, según ha denunciado el IRA.

"Este es otro de los motivos por los cuales podemos decir que los procedimientos tienen una motivación política. Buscan sofocar a los movimientos de Derechos Humanos que se oponen a las políticas del Gobierno. El movimiento antiesclavitud no puede ser un crimen", ha afirmado la ONU.

Los activistas apelaron la sentencia, que será resuelta esta semana. El líder del IRA, Biram Dah Abeid, ha indicado que las autoridades han intensificado las medidas contra los defensores de los Derechos Humanos debido al aumento del movimiento antiesclavitud en el país.

El encarcelamiento de un esclavista y la liberación del activista Brahim Bilal, que llevaba en prisión 18 meses por haber acudido a una manifestación antiesclavitud, suponía para la comunidad internacional un cambio en la política del Gobierno. Sin embargo, varias organizaciones han indicado que las últimas sentencias emitidas por la Justicia suponen un "golpe devastador" para el movimiento abolicionista en Mauritania.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies