La ONU investiga delitos contra los DDHH en Eritrea tras el éxodo migratorio

Actualizado 05/12/2014 19:01:55 CET

GINEBRA, 20 Nov. (Reuters/EP) -

Naciones Unidas ha comenzado a investigar presuntos abusos contra los Derechos Humanos en Eritrea tras el éxodo de emigrantes de los países del Cuerno de África, según han afirmado fuentes de la organización este jueves.

Por su parte, Eritrea, uno de los países más pobres de África, ha negado las acusaciones afirmando que están basadas en "motivos políticos".

Los eritreos, sólo superados por los sirios, son los inmigrantes que más periplos realizan para cruzar el Mediterráneo en busca de una nueva vida en Europa, después de atravesar miles de kilómetros hasta alcanzar la costa norte del continente africano.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) afirma que cerca de 37.000 eritreos han buscado asilo en Europa en los diez primeros meses de 2014, 13.000 más que en el mismo periodo del año anterior.

Muchos de los que abandonan Eritrea afirman que lo hacen para huir del servicio militar obligatorio, un requerimiento para todos los que tengan entre 18 y 50 años y que puede durar indefinidamente con salarios muy bajos.

"Lo que los refugiados están tratando de decir es que el reciente aumento de las migraciones se debe a la campaña ilimitada de reclutamiento", ha afirmado la portavoz de ACNUR, Karen de Gruijl.

El experto australiano en la lucha contra el terrorismo y ex diplomático, Mike Smith, que está liderando tres investigaciones en Eritrea, ha contado en una rueda de prensa que tienen informaciones sobre la existencia común de abusos.

"El hecho de que tanta gente esté abandonando el país y el tipo de gente que lo hace (gente joven, niños, en ocasiones, por sí solos) es un indicativo de que algo tiene que ser solucionado", ha afirmado.

Así, un equipo de Naciones Unidas se encargará de investigar las acusaciones, que incluyen ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzosas, detenciones arbitrarias, tortura, trata de personas y violencia sexual, según la comisión.

El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas dió el "empujón" a la investigación hace cinco meses, y el equipo desarrollará una serie de recomendaciones cuando acabe su trabajo en junio del año que viene.

Por su parte, el director de la Oficina del Presidente eritreo, Yemane Ghebremeskel, ha respondido a las acusaciones. "Esta comisión se ha formado por motivos políticos. Las acusaciones no están sustanciadas", ha afirmado.

La investigación es similar a las realizadas anteriormente por Naciones Unidas en Siria, Sudán y Corea del Norte. Las consultas recomiendan la remisión de los casos al Tribunal Penal Internacional (TPI), pero el Consejo de Seguridad sólo lo ha aprobado en el caso de Sudán.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies