La OTAN investiga la muerte de civiles en un ataque aéreo en Chardara, Afganistán

Drone MQ-9 Reaper estadounidense en Afganistán
REUTERS
Publicado 04/12/2017 22:09:04CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Operación Apoyo Resuelto de la OTAN ha anunciado la puesta en marcha de una investigación sobre las docenas de civiles muertos durante un ataque aéreo el pasado viernes en la localidad Chardara, ubicada en la provincia de Kunduz, en el norte del país.

Según ha indicado la cadena afgana Tolo News, esta investigación se implementará debido a las demandas de los residentes en Chardara. "La Operación Apoyo Resuelto se toma en serio todas las denuncias sobre víctimas civiles. Se está realizando una investigación acerca del incidente", según ha recogido un comunicado de esta misión de la OTAN. En la misma notificación se ha confirmado que fue la OTAN la que llevó a cabo esta operación aérea en la provincia de Kunduz.

Esta situación se ha producido después de que el Ministerio de Defensa afgano dijera el domingo que se ha encargado a mandos de seguridad la investigación de las denuncias que afirman que población civil murió en este ataque aéreo. También el domingo, un portavoz del ministro de Defensa mencionó que todavía no se había confirmado la muerte de civiles en Chardara, solo de miembros de grupos talibán.

Por el contrario, los habitantes de Chardara han indicado que no solo han muerto civiles durante el ataque aéreo, sino que se han destruido más de 300 hogares y dejado 3.000 familias sin hogar. "Han muerto cuatro miembros de mi familia, ¿cuál es la importancia de la vida para mí en este momento? ¿Dónde debo ir ahora?", ha dicho uno de los residentes de Chardara.

"De 50 a 60 personas han fallecido, todas las casas han sido destruidas, no queda nada allí", ha mencionado otro de los habitantes de la zona. Por el momento, el hospital de Kunduz ha confirmado la llegada de seis heridos y un cadáver a sus instalaciones.

También un senador ha dado por válida la versión de los residentes, ya que ha mencionado que hasta 45 personas han muerto. Del mismo modo, los propios talibán han asegurado que no ha fallecido ninguno de sus miembros durante este ataque, contradiciendo así a las autoridades de Afganistán.