Parlamentario del HDP tiene un brazo roto tras la pelea en el Parlamento por la ofensiva en Afrin

Actualizado 08/03/2018 23:26:50 CET

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Parlamentarios del gubernamental Partido Justicia y Desarrollo (AKP) y el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) se han enfrentado a puñetazos durante una discusión sobre la operación militar en la región siria de Afrin (noroeste).

La pelea ha estallado después de que el parlamentario del HDP Mahmut Togrul citara un informe de Amnistía Internacional sobre víctimas civiles en la operación y denunciara "el aumento de las víctimas civiles" en Afrin.

En respuesta, varios parlamentarios de AKP han acusado a Togrul de ser "un portavoz" del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado como un grupo terrorista en el país, tal y como ha informado el diario local 'Hurriyet'.

Tras ello, la parlamentaria del AKP Leila Sahin se encaró con Togrul, motivo del inicio de los enfrentamientos, en los que el citado parlamentario terminó con el brazo y el hombro roto, según el HDP.

El portavoz del HDP, Ayhan Bilgen, ha defendido que Togrul "evaluó la operación en Afrin" y ha recalcado que sus declaraciones fueron formuladas en el marco de la libertad de expresión.

"Dejemos de lado si lo que dijo está bien o no. Al menos tiene derecho a decirlo", ha sostenido, antes de afirmar que, en caso de que alguien no esté de acuerdo, tiene derecho también a abordar el asunto.

Asimismo, ha apuntado que el incidente es una prueba de que el AKP no puede tolerar las críticas sobre la ofensiva en Afrin. "Es una democracia pobre. Es excesivamente intolerante ante las diferencias", ha explicado.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha dicho este mismo jueves que la operación 'Rama de Olivo' ha permitido "neutralizar" a un total de 3.089 "terroristas" en Afrin. El Gobierno turco utilizar el término neutralizar para referirse tanto a los milicianos abatidos como a los detenidos.

El martes, el mandatario reiteró que "ni un civil ha resultado herido" en el transcurso de las operaciones turcas en la región, a pesar de las denuncias de las autoridades kurdas y diversas organizaciones no gubernamentales.

La ofensiva 'Rama de Olivo', que las Fuerzas Armadas turcas lanzaron el pasado 20 de enero en Afrin junto al Ejército Libre Sirio (ELS), tiene como objetivo expulsar a las Unidades de Protección Popular (YPG) de la zona, cercana a la frontera con Turquía.

El Ejército de Turquía ha defendido que sólo se está destruyendo objetivos "terroristas" durante la operación, que busca expulsar a las YPG de esta zona fronteriza con Turquía. La milicia ha acusado a Ankara de inflar sus balances de muertos en las operaciones.

Ankara considera a las YPG una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado grupo terrorista tanto por Turquía como por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

Asimismo, las autoridades turcas han denunciado la presencia de milicianos de Estado Islámico en la zona, algo que las YPG han negado. Las YPG forman parte de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que ha expulsado a los yihadistas de numerosas partes de Siria.