La Policía de Túnez usa gases lacrimógenos para dispersar una protesta en la región minera de Gafsa

Publicado 21/03/2018 22:54:44CET

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Túnez ha empleado este miércoles gases lacrimógenos para dispersar una protesta contra el desempleo que ha derivado en disturbios en la localidad de Mdhilla (sur), en la región minera de Gafsa.

Según las informaciones recogidas por la agencia estatal tunecina de noticias, TAP, los agentes han intervenido después de que la comisaría de la localidad haya sido incendiada por un grupo de manifestantes.

La localidad ha sido escenario de protestas desde el viernes a pesar del anuncio de las autoridades para impulsar el empleo en la región. Los manifestantes, que convocaron sentadas el 16 de marzo, denunciaron que las promesas eran insuficientes.

La Fiscalía de Gafsa abrió recientemente una investigación tras una queja de la Compañía de Fosfatos de Gafsa (CPG) debido al bloqueo de la producción a causa de las protestas registradas durante el mes y medio previo.

Desde entonces, las actividades se han retomado en las delegaciones de Metlaui, Om Larayes y Redeyef, si bien no ha sido así en Mdhilla, donde las protestas continúan.

La CPG es la empresa que más trabajos general en la región minera, una de las más pobres del país y escenario de protestas y huelgas desde hace años por la alta tasa de paro y el bajo nivel de desarrollo en la misma.

La región fue escenario en 2008 de una huelga a gran escala en esta zona minera, a la que se sumaron miembros de otros sectores para denunciar la corrupción en el país, en la que fue una de las mayores protestas previas a la caída de Zine el Abidine ben Alí en 2011.

Túnez ha sido elogiado como el único éxito democrático de la 'Primavera Árabe'. Sin embargo, el país ha tenido ya nueve gobiernos desde que Ben Alí fue derrocado el 14 de enero de 2011, ninguno de los cuales ha sido capaz de resolver los arraigados problemas económicos.

La situación de la economía ha empeorado en parte a causa de la caída del turismo, una de sus principales fuentes de ingresos, a raíz de los atentados perpetrados por yihadistas en 2015.