El presidente de Taiwán ve un fuerte revés de su partido en las elecciones municipales

Actualizado 04/12/2014 4:52:57 CET

TAIPEI, 29 Nov. (Reuters/EP) -

El presidente de Taiwán, Ma Jing Jeou, ha reconocido que su partido, el Partido Nacionalista Chino, el Kuomintang, ha sufrido un importante revés en las elecciones municipales de este sábado.

"Debo pedir disculpas al Kuomintang y a sus simpatizantes por haberles decepcionado", ha declarado Ma en una rueda de prensa. "He recibido el mensaje que ha mandado el pueblo con estas elecciones. Es mi responsabilidad y ofreceré rápidamente un plan de reforma del partido para atender las demandas de todos", ha explicado Ma. "No eludiré mis responsabilidades", ha sentenciado.

Por su parte, el portavoz del Kuomintang, Chalres Chen, ha afirmado que el presidente Ma no tiene intención de abandonar la presidencia del partido. Sin embargo, el primer ministro taiwanés, Jiang Yi Huah, ha presentado su dimisión ante el Gobierno.

El Kuomintang, partido fundador del país tras la guerra civil china, ha perdido la alcaldía de varias ciudades importantes del país. Según ha informado la agencia Reuters, los resultados se deben a la "relación amistosa" que su Gobierno ha llevado con Pekín.

El Kuomintang ha sido derrotado en cinco de los seis municipios especiales --principales ciudades-- de Taiwán y se ha hecho con el control de solo cuatro de las otras 16 ciudades y condados en los que está dividido administrativamente el país. En los últimos comicios municipales, de 2012, el Kuomintang, ganó en cuatro municipios especiales y en otras doce ciudados y condados.

Destaca la victoria de Ko Wen Je, un cirujano de 55 años de edad, en Taipei, imponiéndose al candidato del Kuomintang, Sean Lien, el hijo de una rica familia con conexiones políticas.

China y Taiwán han tenido gobiernos diferentes desde el final de la guerra civil china que concluyó en 1949 con la victoria del Partido Comunista de China de Mao Zedong y la proclamación de la República Popular China. Las fuerzas nacionalistas, lideradas por el Kuomintang de Chang Kai Shek se vieron recluidas a la isla de Taiwán, la antigua Formosa, donde aún perdura formalmente la República de China.

El estallido de la Guerra de Corea en 1950 desató el temor en Estados Unidos ante la posibilidad de que el comunismo se extendiera por todo el continente y envió a la Séptima Flota a Taiwán para respaldar a Chang. Pese a ello, en la actualidad Washington no reconoce a Taiwán como un país independiente y la posible invasión china --Pekín considera Taiwán parte de su territorio-- continúa amenazando al régimen de la isla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies