La primera ministra de Serbia amenaza con presentar la dimisión

Ana Brnabic, primera ministra de Serbia
REUTERS
Publicado 20/03/2018 13:06:47CET

Asegura que presentará su renuncia al presidente Vucic si su gabinete no deja a un lado las diferencias

BELGRADO, 20 Mar. (Reuters/EP) -

La primera ministra de Serbia, Ana Brnabic, ha advertido este martes de que podría presentar su dimisión en el cargo si los ministros del Gobierno que lidera no dejan de lado sus "orgullos personales" y se ponen a trabajar en equipo, ha informado la agencia de noticias estatal Tanjug.

Brnabic ha dicho que espera discutir con el presidente del país, Aleksandar Vucic, cuando regrese de Bruselas esta semana sobre una posible remodelación del Ejecutivo o su propia renuncia.

Los críticos con la primera ministra, que no está afiliada a ningún partido político, sostienen que Brnabic tiene poco peso en un Ejecutivo que está integrado en su mayoría por ministros procedentes del Partido Progresista Serbio (SNS), que lidera Vucic, y el Partido Socialista de Serbia (SPS).

"Trabajaremos como un equipo sin orgullos personales y sin promover agendas personales y tendremos resultados o yo no debo ser la primera ministra", ha afirmado Brnabic, sin dar más detalles sobre sus planes.

Los diputados opositores aseguran que Brnabic no tiene peso dentro del Gobierno desde que fue designada por Vucic para convertirse en la primera mujer al frente del Gobierno y la primera persona abiertamente homosexual.

Si Brnabic renuncia, Vucic tendrá que designar un nuevo primer ministro o convocar elecciones anticipadas. Tras su clara victoria en las elecciones presidenciales de abril de 2017, Vucic designó a Brnabic para convertirse en la primera mujer al frente del Gobierno de Belgrado.

Serbia, que es el mayor de los países surgidos de la desintegración de Yugoslavia en los años 90, está apostando por un punto medio entre sus aspiraciones para acceder a la Unión Europea y su afinidad con Rusia, su tradicional aliado eslavo y con la que comparte la fe cristiana ortodoxa.

Tras tomar posesión de su cargo, Brnabic anunció que la incorporación a la Unión Europea será una de sus prioridades. El ingreso podría llegar en 2025 pero Serbia debe antes acometer una serie de reformas en materia económica, judicial, de estado de derecho y de políticas medioambientales. Además, debe resolver sus problemas con Kosovo, su antigua provincia que declaró su independencia en 2008.