La Procuraduría, en contra de reanudar el diálogo de paz pese a la liberación de los secuestrados

Actualizado 05/12/2014 19:52:10 CET

BOGOTÁ, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El procurador general de Colombia, Alejandro Ordóñez, ha considerado este jueves que el diálogo de paz no debería reanudarse, a pesar de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) vayan a liberar a los cinco secuestrados.

Ordóñez ha defendido que las negociaciones en La Habana no deberían reanudarse hasta que se establezcan las condiciones para que esto no vuelva a pasar, lo cual incluiría un nuevo compromiso por parte de la guerrilla de renunciar al secuestro.

"Deberían suspenderse hasta no tener una voluntad concreta de paz de las FARC", ha dicho durante su intervención en el Congreso Mundial de Derecho Militar, según ha informado el diario colombiano 'El Espectador'.

"Las FARC están en La Habana con la lógica de la guerra, no con la decisión irreversible de abandonar la violencia. Mientras dialogan matan, mientras conversan ponen bombas, mientras hablan de paz asesinan a soldados y a policías", ha denunciado.

Como primer paso, ha apuntado a la necesidad de que las FARC reconozcan "su cantidad de victimas frente a los miembros de la Fuerza Pública". "Soldados y policías tienen derecho a la reparación integral. Es lo menos que podemos hacer por los héroes que sacrificaron su vida por la libertad de los colombianos", ha dicho.

SUSPENSIÓN DEL DIÁLOGO

Tanto el Gobierno como las FARC han anunciado este jueves su intención de reanudar el diálogo de paz, una vez sean liberados los cuatro militares y la abogada del Ministerio de Defensa que la guerrilla ha capturado en los últimos días.

El general Rubén Darío Alzate fue secuestrado el pasado domingo en el corregimiento de Las Mercedes cuando se dirigía a una reunión con líderes locales. Junto a él viajaban el cabo Jorge Rodríguez y la funcionaria civil Gloria Urrego, que también fueron capturados.

La captura de Alzate se suma a la de los soldados Paulo César Rivera Capela y Jhonatan Andrés Díaz Franco que, de acuerdo con el Ejército, fueron secuestrados el pasado 9 de noviembre en el municipio de Tame (Arauca) "como desenlace de la operación militar 'Napoleón'".

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció la suspensión del diálogo de paz tras conocer el secuestro de Alzate, uno de sus hombres de confianza en las Fuerzas Militares, al considerar que las FARC habían incumplido el anuncio que hicieron en 2012 para renunciar al secuestro extorsivo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies