Putin cree que Rusia debería aprender de "trágicas consecuencias de las 'revoluciones de color'" en otros países

Actualizado 05/12/2014 20:26:45 CET

MOSCÚ, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha considerado este jueves que los rusos deberían aprender las lecciones de las experiencias de otros países y de las "trágicas consecuencias" de las revoluciones de "color", al tiempo que ha prometido combatir el terrorismo.

"En el mundo moderno, el extremismo está siendo utilizado como herramienta de la geopolítica y la redefinición de las esferas de influencia", ha afirmado Putin durante una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, según informa la agencia Itar-Tass.

"Vemos las trágicas consecuencias que la ola de las llamadas revoluciones 'de color' ha traído y la confusión que han experimentado y experimentan los pueblos de los países que han atravesado irresponsables experimentos de intervención, latente y a veces cruda, en sus asuntos", ha añadido.

"Para nosotros ésta es una lección y una advertencia", ha afirmado, subrayando que "estamos obligados a hacer todo lo posible para garantizar que nada de este tipo ocurre en Rusia nunca". Putin ha advertido de las "graves e irreversibles consecuencias que la proliferación de ideas extremistas podrían tener en nuestro país multiétnico".

Así las cosas, ha llamado a trabajar de forma "sistemática y persistente" para prevenir el extremismo y atajar de raíz las condiciones que permiten que surja. En este sentido, ha instado a todas las instituciones y organismos de seguridad a "participar en la lucha contra el extremismo de forma conjunta, a presentar un frente común".

Por otra parte, el presidente ruso ha dejado claro que no tolerará las "manifestaciones directas de extremismo", entre las que ha citado la "instigación de conflictos entre personas de distintas nacionalidades y credos, la propaganda de ideología nacionalista" o las violaciones del orden público.

Según Putin, llamar a derrocar las actuales autoridades constituye una manifestación de extremismo y los responsables de ello tendrán que rendir cuentas ante la ley y ser castigados. A este respecto, ha incidido en que "la resistencia al extremismo no tiene nada que ver con una represión de la disidencia".

"Nuestro paíse es libre y democrático y su pueblo tiene el derecho a tener su propia opinión, a expresar esta opinión y estar en oposición", ha remachado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies