¿Qué significa la ruptura del Frente al Nusra con Al Qaeda?

Abú Muhamad al Golani, líder del Frente al Nusra
TWITTER
 
Actualizado 30/07/2016 9:14:27 CET

El objetivo sería atraer a otros grupos armados con el fin de ganar apoyos dentro de Siria

El paso se enmarcaría en el objetivo a largo plazo de Al Qaeda de establecer un emirato islámico

MADRID, 30 Jul. (EDIZIONES) -

La guerra en Siria ha registrado esta semana un acontecimiento que podría marcar un antes y un después en el conflicto: la 'ruptura' del Frente al Nusra con su matriz, Al Qaeda, autorizada por el líder de la organización terrorista, Ayman al Zawahiri, con el argumento de que lo importante es preservar la yihad.

Lo cierto es que la escisión venía rumoreándose desde hacía días y ya se había planteado en el pasado como una posibilidad para que el Frente al Nusra pudiera ganar apoyos entre otros grupos armados que combaten en el país y entre los propios sirios. Finalmente, en lugar de dar el grupo el paso, fue un mensaje del 'número dos' de Al Qaeda, el jeque Abu al Jayr al Masri, el que dio 'luz verde'.

"Los lazos de hermandad islámica son más fuertes que cualesquier lazo obsoleto entre organizaciones", fue el mensaje transmitido desde la cúpula de Al Qaeda. "Estos lazos entre organizaciones deben ser sacrificados sin ninguna duda si amenazan vuestra unidad".

Poco después, y por primera vez a cara descubierta, el líder del Frente al Nusra, Abú Mohamad al Golani, publicó un mensaje aclarando cuál será la situación de ahora en adelante.

"Declaramos la completa cancelación de todas las operaciones bajo el nombre de Frente al Nusra y la formación de un nuevo grupo que operará bajo el nombre 'Jabhat Fatá al Sham' (Frente para la conquista de Levante, el término usado para referirse a Siria)", dijo, puntualizando que "no tendrá ninguna afiliación con ninguna entidad exterior".

Asimismo, Al Golani, nacido en Derá y de 32 años, justificó esta decisión por la "obligación" de servir a los sirios y a "su yihad" y para "cerrar las brechas entre los grupos de muyahidines y nosotros", con la esperanza de lograr "un órgano unificado".

El Frente al Nusra ha venido colaborando con algunas facciones rebeldes y grupos armados activos en la guerra en Siria en su lucha contra el régimen de Bashar al Assad, además de enfrentarse a Estado Islámico, organización con la que estuvo unido hasta 2013.

¿QUÉ CONSECUENCIAS PUEDE TENER ESTE CAMBIO Y QUÉ SIGNIFICADO REAL TIENE?

Para Charles Lister, experto del Middle East Institute, el grupo --que figura en la lista terrorista de Estados Unidos-- "sigue siendo tan potencialmente peligroso y radical como siempre".

Con el paso, "está demostrando su enfoque a largo plazo en Siria, en el que busca integrarse en la dinámica revolucionaria y alentar la unidad islamista para aventajar a sus enemigos", añade en un artículo publicado en 'Foreign Policy'.

Según Lister, dentro de la oposición armada en Siria eran muchos los que reclamaban al Frente al Nusra que se distanciara de Al Qaeda, un nexo que habría afectado a la capacidad del grupo de reclutar nuevos milicianos. Aunque seguramente serán muchos los que seguirán viendo con suspicacia al grupo, el que haya hecho lo que "muchos perciben como una gran concesión le sitúa en una posición extremadamente ventajosa".

"Lo digan públicamente o no, una porción significativa de la oposición en Siria verá esto como un posible paso para abrazar el llamamiento de Al Golani a la unidad" con lo que, según este experto, cabe esperar que trate de forjar nuevas alianzas. Una de las consecuencias potenciales sería su "fusión con el grupo salafista sirio Ahrar al Sham", otra de las principales facciones armadas, aunque en opinión de Lister, esto no ocurriría a corto plazo.

"El objetivo del Frente al Nusra es simple: busca construir un creciente manto de legitimidad en Siria, que un día en el futuro será de imperativa importancia para justificar el establecimiento de un emirato islámico", subraya, resaltando que en general en las zonas bajo su control actúa con "sensibilidad" hacia quienes viven en ellas.

Para J. M. Berger, investigador asociado del Centro Internacional para la Lucha Antiterrorista de La Haya, el Frente al Nusra "funciona dentro de una coalición muy diversa que combate al régimen de Al Assad y la separación de Al Qaeda reforzará su capacidad de formar alianzas, pese a las persistentes suspicacias sobre su agenda última".

"La ruptura también legitimará la recaudación de fondos por parte de los donantes del Golfo y los países que los regulan, en mayor o menor escala". Asimismo, según este experto, el grupo "podría beneficiarse en sus esfuerzos de competir con Estado Islámico por combatientes extranjeros y por ganarse los corazones y las mentes de los sirios".

¿HA ROTO REALMENTE EL FRENTE AL NUSRA CON AL QAEDA?

El otro punto en el que los analistas parecen estar de acuerdo, es que la ruptura es más de palabra. De hecho, en su artículo en 'The Long War Journal' Thomas Jocelyn sostiene que en su mensaje Al Golani no dice abiertamente que rompa con la organización que fundó Usama bin Laden.

Así, resalta que Al Golani elogió a los líderes de Al Qaeda y que apareció acompañado por Ahmad Salama Mabruk, un yihadista egipcio que ha trabajado con Al Zawahiri desde los años 1980 y que difícilmente, en su opinión, romperá su relación ahora.

Otro de los aspectos, en este caso más simbólico, que los expertos han puesto de relieve es la vestimenta usada por Al Golani para darse a conocer. Con un turbante blanco a la cabeza y una chaqueta de camuflaje verde, así como con su larga barba negra, su imagen hizo recordar a todos a la ya mítica de Bin Laden.

En lo que se refiere a la cuestión ideológica, Jocelyn tampoco prevé cambios, puesto que los principios por los que se guiará el nuevo grupo --imponer la sharia, cerrar filas entre los grupos yihadistas y liberar Siria de Al Assad-- "han sido los objetivos de Al Qaeda desde que comenzó la guerra en Siria".

¿EN QUÉ AFECTA LA NUEVA SITUACIÓN A AL QAEDA?

A priori, en opinión de Lister, el paso dado por el Frente al Nusra "no es de ningún modo una pérdida para Al Qaeda" sino que en realidad pone de manifiesto un "método de yihad potencialmente más efectivo" que en último término tendría como resultado el ansiado "establecimiento de un emirato islámico con suficiente aceptación o apoyo popular".

Según recuerda, la estrategia operativa de Al Qaeda en Siria ha sido "la creación de una yihad localizada, que ha evolucionado de un proyecto dirigido por una elite a una tendencia popular islamista itinerante liderada por las masas".

Sin embargo, para Berger, la ruptura "formaliza una dinámica aparente desde hace algún tiempo: las filiales de Al Qaeda se ha convertido cada vez más en menos globales y más locales".

"La visión de Al Qaeda como una gran cosa ha dado paso a la realidad de múltiples Al Qaedas, en Siria, en Yemen, en el noroeste de África, en el este de África y en el subcontinente indio", añade Berger, para quien el Frente al Nusra era la filial "mejor posicionada para gozar de los beneficios de la independencia".

De forma más amplia, añade en su artículo, "marca el principio del fin de la marca global Al Qaeda". En su opinión, el resto de filiales --Al Qaeda en la Península Arágica (AQPA), Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), Al Shabaab y Al Qaeda en el Subcontinente Indio-- podrían seguir sus pasos.