La Sirenita de Copenhague cumple 101 años

La sirenita de Copenhague
Foto: REUTERS
     
Actualizado 23/08/2014 11:55:40 CET

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El 23 de agosto de 1913 una escultura en bronce de una sirenita, creada por el escultor Edvard Eriksen y encargada por Carl Jacobsen, hijo del fundador de Carlsberg, era colocada en el puerto de Copenhague, convirtiéndose así en uno de los símbolos de Dinamarca.

Situada sobre una roca en el Parque Langelinie, en la Bahía del Puerto de Copenhague, esta escultura es uno de los reclamos turísticos más importantes de Dinamarca, atrayendo a turistas de todo el mundo.

La Sirenita, cuyo nombre en danés es Den lille havfrue, está inspirada en el cuento del mismo nombre escrito por Hans Christian Andersen. Esculpida en bronce, La Sirenita mide 1.25 metros y pesa 175 kilos.

Esta icónica obra fue esculpida en 1909 por Eriksen y utilizó dos modelos femeninas para darle forma: la bailarina de ballet Ellen Price y su propia esposa Eline Eriksen. Al negarse la primera a posar desnuda, el escultor utilizó a su mujer para completar la obra.

La vida de esta escultura no ha sido fácil ya que ha sido el objetivo de numerosos actos vandálicos y activistas políticos, que la han dañado de una u otra manera desde mediados de los años sesenta.

Pintada

La Sirenita ha sido 'decapitada' en dos ocasiones. La primera, el 24 de abril de 1964, la cabeza fue serrada y robada y nunca fue recuperada, teniendo que ser reemplazada. Treinta y cuatro años después, el 6 de enero de 1998, vuelven a decapitar a la estatua pero, en esta ocasión, la cabeza fue devuelta de forma anónima.

En 1990, hubo un nuevo intento de cortarle la cabeza, sufriendo la estatua un corte de 18 centímetros en el cuello. Pero la cabeza no ha sido el único miembro objeto de los ataques. En 1984, el brazo derecho fue serrado, siendo devuelto a los dos días.

Decapitada

A lo largo de los años, la Sirenita también ha sufrido numerosas pintadas (ya fueran de color rojo, verde o rosa). Además, en 2004 fue cubierta con un burka en una protesta en contra de que Turquía se uniera a la Unión Europea.

Burka

Durante estos 101 años, La Sirenita no ha estado siempre en su roca de Copenhage. En 2010, la estatua viajó hasta Shanghai (China) para presidir el pabellón danés de la Expo, donde permaneció desde el mes de mayo hasta octubre.

Traslado

A pesar de su ajeteadra vida, La Sirenita sigue siendo uno de los puntos clave del turismo danés, hasta el punto de que en la página web dedicada a esta estatua se venden réplicas en bronce para poder disfrutar de esta obra de arte en casa.

SHANGAI

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies