Turquía reitera su rechazo al establecimiento de una entidad política independiente en el norte de Siria

Actualizado 26/02/2013 8:50:23 CET

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha reiterado este lunes que Ankara no permitirá el establecimiento de una entidad política independiente en el norte de Siria, en el marco de los informes sobre un acuerdo entre árabes y kurdos para gobernar de forma conjunta los territorios cercanos a la frontera entre ambos países.

En este sentido, Erdogan ha resaltado que la integridad del país árabe es "muy importante" para Turquía y que Ankara no quiere que se repitan problemas similares a los que atraviesa el Kurdistán iraquí, según ha informado el diario turco 'Today's Zaman'.

El primer ministro turco ha destacado que los gobiernos de Arabia Saudí, Jordania y Egipto están también en contra de la división territorial de Siria. Sin embargo, ha destacado que las zonas cercanas a las fronteras no están totalmente controladas por milicianos kurdos vinculados con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Turquía mira con escepticismo el asentamiento de una región autónoma kurda, una comunidad predominante en el este del país y en su frontera con Siria. Desde el inicio de la crisis en el país árabe, Ankara ha seguido con atención el posible respaldo de Damasco a operativos del PKK en la zona por las críticas de Ankara a Bashar al Assad.

Siria dio un gran apoyo al PKK en la década de los noventa en un intento de desestabilizar Turquía en un momento en que las relaciones estaban rotas a causa de la reclamación de Damasco sobre Hatay --provincia siria hasta 1935 conocida como Alejandreta que llegó a ser semi independiente en 1938-- y las aguas del Éufrates.

Damasco dio refugio al líder del PKK, Abdulá Öcalan, en la actualidad encarcelado en una isla turca y permitió a miembros del PKK que se entrenaran en su territorio, desde donde se infiltraban para atentar en Turquía.

Sin embargo, el desarrollo de los combates y la oposición de la población kurda a Al Assad, si bien no ha sido a través de la violencia, ha permitido que los kurdos del norte de Siria hayan amasado un cierto control de las localidades ubicadas cerca de la frontera.

Esta situación ha provocado preocupación en Ankara, que quiere evitar la formación de una entidad kurda con amplia o total autonomía cerca de sus fronteras en un momento en el que negocia con el PKK el fin a la lucha armada.

La condición principal impuesta por Erdogan es que los miembros del grupo entreguen las armas y abandonen el país, por lo que la creación de una nueva región kurda en las fronteras supondría una nueva presión para Ankara.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies