Los tribunales británicos autorizan la venta de armas a Arabia Saudí

Actualizado 10/07/2017 14:19:45 CET

LONDRES, 10 (EUROPA PRESS)

El Alto Tribunal de Londres ha desestimado el recurso de la Campaña Contra el Comercio de Armas (CAAT) para impedir la venta de material militar a Arabia Saudí que, según la denuncia, es utilizado para matar civiles en Yemen.

La CAAT denunció ante los tribunales las licencias de exportación de armas concedidas por el Gobierno a Arabia Saudí, pero el juez lord Burnett ha dictaminado que "las decisiones materiales del secretario de Estado eran legales y, por consiguiente, desestimamos la petición", según recoge el diario 'The Guardian'.

El dictamen es "necesariamente extenso y denso" para dar por cerrada esta cuestión tras un proceso en el que la mitad de las pruebas fueron presentadas a puerta cerrada a petición del Gobierno, que alegó que había información sensible por motivos de seguridad nacional.

Arabia Saudí es el principal comprador de armas británicas, con un gasto de más de 3.000 millones de libras (unos 3.390 millones de euros) en los dos últimos años.

La denuncia se amparaba en la ley que rechaza las licencias de exportación si existe un "riesgo claro" de que ese material vaya a ser utilizado para violar el Derecho Internacional Humanitario. Sin embargo, el Gobierno considera que el sistema de licencias de exportación es uno de los más robustos y minuciosos del mundo.

La concesión de estas licencias depende del secretario de Estado de Comercio Internacional, Liam Fox, que para tomar la decisión consulta además con el Ministerio de Defensa y el Departamento de Desarrollo Internacional.

"Es un veredicto muy decepcionante. Vamos a apelar. Si este veredicto se confirma es como dar luz verde al Gobierno para seguir armando y apoyando a dictaduras brutales y responsables de abusos contra los Derechos Humanos como Arabia Saudí, que desprecia flagrantemente el Derecho Internacional Humanitario", ha afirmado un portavoz de CAAT, Andrew Smith.

Amnistía Internacional también ha expresado su decepción y ha destacado a través de su director de Control de Armas, James Lynch, que la medida autoriza el comercio de armas con Riad, "a pesar del riesgo evidente de que se utilicen para perpetrar abusos contra los Derechos Humanos".

Human Rights Watch, por su parte, considera que la sentencia es "un revés para que el Gobierno británico rinda cuentas por la venta de armas a Arabia Saudí" y destaca que no se han tenido en cuenta las "pruebas detalladas" recopiladas por HRW, Amnistía y otros grupos.

Arabia Saudí y sus aliados se implicaron militarmente en la guerra civil yemení en marzo de 2015 para sostener al Gobierno ante la rebelión de las milicias huthis. Desde entonces, se han denunciado crímenes de guerra perpetrados tanto por uno como por otro bando e incluso ataques "generalizados y sistemáticos" por parte de la coalición saudí con bombardeos sobre colegios, bodas o campamentos de desplazados, según la ONU.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies