Turquía advierte de que una ofensiva en Idlib podría generar una ola migratoria que llegue a Europa

Campo de desplazados sirios en Atimah, Idlib
REUTERS / KHALIL ASHAWI
Publicado 14/09/2018 22:08:41CET

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Turquía han advertido este viernes del impacto humanitario que tendría una ofensiva a gran escala en la provincia siria de Idlib (noroeste), controlada por los rebeldes, y han señalado que una nueva oleada de refugiados sería también un problema para Europa.

"Una nueva oleada de inmigración, por supuesto, no sólo afectará a Turquía", ha dicho el portavoz de la Presidencia turca, Ibrahim Kalin, antes de resaltar que "podría causar una nueva cadena de crisis desde aquí hasta Europa". "Nadie quiere eso", ha añadido.

"El punto en común para todos es que la solución debe ser política, y no militar", ha subrayado, al tiempo que ha sostenido que una ofensiva en Idlib sería "inaceptable".

Por ello, Kalin ha manifestado que la expectativa de las autoridades turcas es que la comunidad internacional "dé un apoyo más claro y abierto a Turquía", según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

En este sentido, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha recalcado que Ankara "está haciendo esfuerzos" para lograr un alto el fuego en Idlib, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

"Estamos preparados para cooperar con cualquier para luchar contra las organziaciones terroristas. Pero matar a todos, civiles, mujeres y niños, en nombre de la lucha antiterrorista no es correcto ni humano", ha argumentado.

Aviones de guerra sirios y rusos reiniciaron la semana pasada su campaña de bombardeos después de que no se alcanzara un acuerdo sobre un alto el fuego en la cumbre celebrada el 7 de septiembre en Teherán entre los presidentes de Rusia, Turquía e Irán.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, defendió durante el encuentro la posibilidad de declarar un alto el fuego y ha argumentado que, de lograrse ese acuerdo, "se habría adoptado el paso más importante en esta cumbre: dar una sensación de paz".

"Nuestra posición es clara, es evitar una tragedia humanitaria en Idlib", dijo, antes de defender que "en Idlib se necesita un alto el fuego en vez de bombardeos, porque hay civiles que tienen miedo y no queremos una nueva ola de refugiados".

Sin embargo, el mandatario ruso, Vladimir Putin, rechazó esta posibilidad y argumentó que Estado Islámico y el antiguo Frente al Nusra "no son parte del proceso de conversaciones", sino grupos terroristas.

"Creo que, en general, el presidente turco está en lo correcto. Sería bueno. Pero no puedo hablar por ellos ni por los terroristas del Frente al Nusra o Estado Islámico (y decir) que dejarán de disparar o usar drones con bombas", arguyó.

Por su parte, el presidente de Irán, Hasán Rohani, que ejerció como anfitrión, sostuvo durante su intervención que la ofensiva militar en Idlib es "parte inevitable de la misión para restaurar la paz y estabilidad en Siria".

ALERTA ANTE UNA CATÁSTROFE HUMANITARIA

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) cifró el lunes en más de 30.500 el número de desplazados a causa del reinicio de estas operaciones.

Alrededor de 2,9 millones de personas viven en estas zonas, controladas por los rebeldes, por lo que la ONU ha advertido de que una ofensiva a gran escala podría causar una catástrofe humanitaria.

En este sentido, el secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, insistió el lunes en que "tiene que haber formas para hacer frente a este problema que no conviertan en los próximos a Idlib en la peor catástrofe humanitaria con la mayor pérdida de vidas en el siglo XXI".

"Se sabe que hay allí una gran cantidad de combatientes, incluso terroristas de organizaciones proscritas, pero pienso que en Idlib hay cien civiles, la mayoría mujeres y niños, por cada combatiente", agregó.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, inició el lunes dos jornadas de conversaciones en Ginebra con representantes de Rusia, Irán y Turquía para abordar la creación de un comité constitucional para el país árabe.

Contador