Tusk ve decepcionante que la oferta de May pueda "empeorar" los derechos de europeos tras el 'Brexit'

Actualizado 23/06/2017 17:08:55 CET

BRUSELAS, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, se ha mostrado este viernes decepcionado por la propuesta británica sobre el futuro de los derechos de los ciudadanos comunitarios en Reino Unido tras el 'Brexit', porque, ha dicho, parece "empeorar" la situación de los europeos.

"Mi primera impresión es que la oferta de Reino Unido está por debajo de nuestras expectativas y amenaza con empeorar la situación de los ciudadanos", ha declarado Tusk en una rueda de prensa, al término del Consejo europeo celebrado en Bruselas.

La primera ministra británica, Theresa May, aseguró a sus colegas de la UE que ningún europeo deberá abandonar el país cuando se aplique el 'Brexit' y que se les dará tiempo para regularizar su situación.

También les dijo que "intentará" que quienes lleven más de cinco años residiendo en Reino Unido cuenten con los mismo derechos que los británicos.

Para aquellos que no hayan cumplido aún los cinco años de residencia cuando se aplique la "fecha de corte", se les dará la oportunidad de continuar en el país hasta sumar esos cinco años. Y habrá un plazo de gracia de dos años para los que lleguen después de esa fecha de corte.

"Es obvio que el impacto del 'Brexit' es negativo para los derechos de los ciudadanos, y nuestro papel será reducirlo", ha añadido Tusk, tras recordar que la Unión Europea a 27 "ha dejado claro" qué es lo que reclama para sus nacionales.

En cualquier caso, Tusk ha señalado que el 'Brexit' es un asunto que ha ocupado muy poco tiempo de la cumbre europea, porque no es el foro para negociarlo y le toca al equipo negociador que lidera el excomisario Michel Barnier analizar "línea por línea" de la propuesta detallada, cuando llegue.

El jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, ha evitado durante la rueda de prensa final comentar el contenido de la propuesta de May, porque, ha dicho, no estaban en "modo negociación".

"No estamos aquí para negociar, las negociaciones son al otro lado de la calle (en referencia a la Comisión Europea), no en el Consejo", ha insistido, para recalcar que los líderes no pueden estar discutiendo sobre cada pieza del proceso "en cada cumbre".

PROPUESTA INSUFICIENTE SEGÚN LOS 27

Con todo, horas antes el exprimer ministro luxemburgués había dicho a la llegada al Consejo que la propuesta de May "es un primer paso, pero no suficiente". Un espíritu similar al expresado por otros líderes como el primer ministro belga, Charles Michel, que tachó la presentación de "extremadamente vaga".

La canciller alemana, Angela Merkel, se ha expresado de manera similar al considerar que la oferta es un primer paso, pero "no un avance" y ha augurado un "largo camino por recorrer" en el marco de las negociaciones.

Merkel, que ha comparecido acompañado por el presidente francés, Emmanuel Macron, ha adelantado que París y Berlín trabajarán estrechamente para ejercer la defensa de los derechos que reclaman para sus ciudadanos. Macron ha dicho que respaldaba las palabras de la canciller y que le correspondía a Barnier negociar y marcar el camino del proceso.

"No voy a decir que me haya sonado mal, pero creo que sin duda alguna me podía haber sonado mejor", ha dicho el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su comparecencia ante los medios al término de la cumbre a 28.

Rajoy ha dicho ver con buenos ojos las garantías de May para los europeos que sumen más de cinco años en Reino Unido, pero ha dicho que dará la "batalla" para mejorar las opciones de los que tengan un periodo de residencia menor.

LONDRES CREE QUE ES JUSTA Y SERIA

Por el contrario, May ha defendido tras las dudas de sus colegas europeos que se trata de una propuesta "seria y justa" y que ha sido bien recibida por los líderes del resto de Estados miembros.

"Reaccionaron positivamente", ha replicado a preguntas de los periodistas sobre el clima del encuentro, a pesar de que, según fuentes europeas, "nadie reaccionó" en la noche del jueves ante la 'premier' tras su exposición, porque consideran que la cumbre no es el foro para negociar.

May ha recalcado que su interés es mantener una relación "profunda" con el bloque pese a la salida, porque Reino Unido abandona la UE pero no se retira de Europa y ha proclamado su compromiso de continuar colaborando en materia de seguridad y defensa.

También ha dicho que queda por determinar en las negociaciones quién tendrá la competencia de garantizar los derechos de los europeos --la UE reclama el papel del Tribunal de Justicia de la UE que Londres rechaza--, y May ha avisado de que apostará por la Corte británica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies