La UE cree que la declaración del estado de emergencia en Etiopía complica la salida de la crisis

Publicado 19/02/2018 17:32:41CET

BRUSELAS, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha alertado de que la declaración del estado de emergencia en Etiopía podría poner en riesgo una salida "pacífica y duradera" a la crisis en el país y ha admitido que la reciente dimisión del primer ministro Hailemariam Dessalegn "abre un periodo de incertidumbre".

"Será crucial que el nuevo Gobierno tenga plena capacidad para perseguir las reformas positivas iniciadas por el primer ministro para responder al malestar de la población", ha avisado el servicio diplomático europeo en un comunicado.

El Servicio Europeo de Acción Exterior que encabeza la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ha dejado claro que solo "un diálogo constructivo" entre las autoridades, la oposición, la sociedad civil y los medios "permitirá una resolución pacífica y durable a la crisis".

En este contexto, ha considerado que "el anuncio de la reintroducción del estado de emergencia corre el riesgo de socavar este objetivo preciso" y ha reclamado que esté "limitado en el tiempo lo máximo posible y respete los Derechos Humanos y las libertades fundamentales", especialmente los consagrados en la Constitución etíope.

"La violencia debe evitarse", ha incidido el servicio diplomático europeo en la nota, en la que deja claro que seguirá alentando a todos en Etiopía a "trabajar constructivamente hacia una transición democrática y estable" en el país.

Desalegn ha anunciado de forma inesperada su dimisión para facilitar la puesta en marcha de reformas políticas y el cese de los enfrentamientos en el país africano.

Etiopía, el segundo país más poblado de África, se vio sacudido 2015 y 2016 por violentas protestas, principalmente en las regiones de Oromía y Amhara, que dejaron cientos de muertos.

Más de 6.000 presos políticos han sido puestos en libertad desde enero en un intento del Gobierno por aplacar los ánimos entre los oromos y los amharas, los dos grupos étnicos mayoritarios del país. Ambos grupos denuncian que están infrarrepresentados en el sistema de poder.