Varadkar lamenta que May no asuma las "restricciones" que implica salir de la unión aduanera y el mercado único

Leo Varadkar
REUTERS / CLODAGH KILCOYNE
Publicado 02/03/2018 20:04:34CET

DUBLÍN, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, ha reclamado a su homóloga británica, Theresa May, "propuestas más detalladas y realistas" sobre las relaciones que Reino Unido aspira a mantener con la UE y ha expresado su "preocupación" por el hecho de que Londres parezca no asumir "algunas de las restricciones" que implicará la salida de la unión aduanera y del mercado único.

May ha pronunciado este viernes un discurso en el que ha esbozado sus planes para el Brexit y ha abogado por nuevos acuerdos que permitan "un comercio con las menores fricciones posibles" entre las dos partes. La 'premier' británica ha reiterado que Reino Unido abandonará el mercado único y la unión aduanera, días después de que Bruselas plantease una posible excepción para Irlanda del Norte.

Sobre la cuestión irlandesa, May --que tachó de "inaceptable" el "dique de contención" planteado por el negociador Michel Barnier-- ha recalcado que Londres y Bruselas tienen sobre sus hombros la responsabilidad conjunta de hallar una solución para impedir una 'frontera dura' con Irlanda que pueda romper el mercado común británico.

"Sigo preocupado por el hecho de que (Londres) no reconozca del todo algunas de las restricciones que implica dejar la unión aduanera y el mercado único", ha afirmado Varadkar en su réplica a May, con la que ha pedido "propuestas más detalladas y realistas".

El primer ministro irlandés sí ha aplaudido, no obstante, el "claro compromiso" de su homóloga para evitar una 'frontera dura' con el Úlster y para mantener los Acuerdos de Viernes Santo, con los que se puso fin en 1998 a más de tres décadas de violencia en Irlanda del Norte, según medios locales.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tiene previsto reunirse con el primer ministro irlandés el próximo jueves en Dublín, con el objetivo de tratar el tema fronterizo, uno de los puntos más conflictivos en las negociaciones entre Londres y Bruselas.