Venezuela condena la "arremetida de la derecha dirigida por EEUU" en su contra y advierte que tomará medidas

Nicolás Maduro
REUTERS
Actualizado 31/03/2017 8:35:13 CET

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Nicolás Maduro ha condenado este jueves a última hora de la noche la "arremetida" de varios países "de la derecha intolerante y proimperialista dirigida" por Estados Unidos contra Caracas, y los ha acusado de tratar de "atentar contra el Estado de derecho" a través de "falsedades e ignominias".

"Estos Gobiernos no han procesado aún la derrota recibida hace apenas unas horas en la Organización de Estados Americanos (OEA) frente al plan injerencista contra Venezuela", ha criticado Caracas en un comunicado difundido horas después de la reacción internacional para denunciar la decisión del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) venezolano de asumir las competencias del Parlamento, controlado por la oposición desde diciembre de 2015.

Venezuela ha criticado la "histérica campaña" que se ha desatado contra su país "ante el fracaso de sus intenciones por inmiscuirse" en sus asuntos internos, en referencia a la sesión del consejo permanente de la OEA celebrada el martes para discutir el informe presentado el 14 de marzo por el secretario general, Luis Almagro, en el que asegura que se ha producido "una ruptura total del orden democrático" y que, por tanto, Venezuela debe ser sancionado con la suspensión como miembro del bloque.

La coalición opositora ya denunció en la víspera que la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, tratara de mostrar "una supuesta sensación de victoria" frente a lo que han definido como un "evidente y contundente" apoyo en la sesión al informe de Almagro.

"Les motiva la venganza y la intolerancia político-ideológica contra la sólida y vigorosa democracia venezolana y su modelo inclusivo de Derechos Humanos", ha criticado.

"Es absolutamente inadmisible, sin fundamento jurídico alguno, que un grupo de países conjurados se inmiscuyan en los asuntos de jurisdicción exclusiva de Estados soberanos. Es además inmoral la operación de desestabilización sin precedentes que han desatado contra Venezuela, su revolución y su pueblo", ha señalado el Gobierno venezolano.

"GOBIERNOS QUE REPRIMEN"

En el comunicado, difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores, las autoridades venezolanas han señalado que los países que detrás de esta campaña están "Gobiernos que practican la violación sistemática de derechos humanos, que reprimen violentamente a la disidencia política, que ejecutan golpes de Estado contra las mayorías electoras, que torturan y asesinan dirigentes populares y periodistas y que promueven el modelo neoliberal causante de miseria y pobreza".

Ante las denuncias de haber cometido un "autogolpe de Estado", Caracas ha asegurado que se trata de una afirmación falsa. "Por el contrario, sus instituciones han adoptado correctivos legales para detener la desviada y golpista actuación de los parlamentarios opositores declarados abiertamente en desacato a las decisiones emanadas del máximo Tribunal de la República", ha indicado.

"La República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente esta arremetida internacional protagonizada por una coalición de gobiernos de derecha y de oligarquías para dar soporte y respaldo a la oposición venezolana intervencionista y apátrida", ha agregado.

Por último, Caracas ha anunciado que tomará las medidas "políticas y diplomáticas" que le permita el Derecho internacional y su propio sistema jurídico "para detener y evitar la materialización de planes contra la estabilidad y la paz en Venezuela".

Para concluir el comunicado, Venezuela se ha hecho eco de una afirmación de Simón Bolívar, escrita en una carta al agente estadounidense John Irvine en 1818, en la que afirma que "lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende".

COMPETENCIAS DE LA ASAMBLEA

El TSJ ha asumido las competencias de la Asamblea Nacional por considerar que sigue en "desacato" y lo ha hecho a través de un fallo en el que autoriza al presidente venezolano, Nicolás Maduro, a constituir empresas mixtas sin control parlamentario.

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, ha calificado esta sentencia de "basura" y ha anunciado que el Parlamento la desoirá porque "los diputados están obligados a desconocer cualquier sentencia que viole la Constitución y las leyes". "Es nula", ha sostenido.

El líder opositor ha denunciado que se trata de "un golpe de Estado" porque el objetivo del fallo es que Maduro pueda "concentrar todo el poder en sus manos" para "hacer las leyes que le dé la gana, endeudar al país como le dé la gana y perseguir a los venezolanos como le dé la gana".

En respuesta, ha llamado a los venezolanos a "ponerse de pie" en las calles y ha pedido a la Fuerza Armada que tome partido. "No puede seguir silente, no puede seguir callada frente a la ruptura de la Constitución", ha esgrimido y ha instado a los militares a "ser parte de la solución".

La oposición venezolana ha reclamado a la OEA que, en este contexto, intervenga mediante la activación de la Carta Democrática, algo que el Consejo Permanente de la OEA debatió el pasado martes sin poder llegar a un acuerdo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies