Dos testigos afirman que una foto del acusado del 31 de octubre refleja que Borja "no tenía ningún arañazo"

Acusado caso Vanesa
EUROPA PRESS
Actualizado 14/11/2012 15:03:39 CET

LOGROÑO, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Dos testigos, un matrimonio que celebró el 31 de octubre una fiesta de 'Haloween' a la que acudió el acusado con su hija, han indicado que una foto de esa celebración refleja que Borja "no tenía ningún arañazo". Esta declaración se ha producido en la séptima sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial, contra Borja M.M., acusado de asesinar a su exmujer, la policía hallada muerta en 2009 en el río Ebro, Vanesa A.C.

El marido ha declarado que le dio la impresión que cuando acudió a declarar con su mujer a la Policía, se buscaban "pruebas inculpatorias y no exculpatorias", y más "cuando le hicieron firmar la declaración que no tenía más que paja".

En esa fiesta, ha recordado ella, se hicieron unas fotos, que a la testigo le fueron solicitadas por la Policía, porque "buscaban algo en la apariencia" de Borja. Una imagen en la que se ha dicho en el juicio mostraba un "rostro limpio, sin arañazos" del acusado. Por ello, la testigo ha apuntado que podría ser una prueba "exculpatoria".

"LE VENÍA GRANDE SER MADRE"

También ha comparecido un amigo de Borja, que en más de una ocasión en verano de 2009 había comido con la expareja en la casa del acusado en Nalda, declarando que la relación entre ambos era "cordial". Ha definido a Vanesa como una "chica reservada, con la que hablaba cosas sin importancia".

El testigo ha relatado que Borja le había comentado en alguna ocasión que "no volvería" con la expolicía, así como que Vanesa "había abandonado a la niña", porque "le venia grande ser madre".

Antes ha testificado una prima del acusado, quien ha señalado que cuando éste se separó y se vino a vivir a Logroño "le abrimos el círculo de amistades" y se intensificó la relación con él. Ha definido como "cordial, amistosa y normal" al trato entre Vanesa y Borja.

Ha señalado que el 30 de octubre, día que desapareció la víctima, había quedado con Borja para que le ayudase con la compra en un supermercado, ya que este se iba a encontrar mirando un piso al lado. Finalmente cuando su prima le llamó comunicaba por lo que no pudo contactar con él. Posteriormente, Borja le indicó que no pudo ver el piso por un "problema con la cédula de habitabilidad".

Ha confirmado que días antes de la desaparición de la policía, la niña vomitó en la fiesta de cumpleaños de su hijo, producto de la alergia que padece, así como que estando presentes tanto ella como Borja y Vanesa los niños chocaron sus cabezas y sangraron un poco en el patio del colegio.

Posteriormente, una vecina de la casa de Nalda, ha definido como "cordial" la relación de la expareja con la niña. Ha desvelado que el padre tuvo que bajar en una ocasión a Lardero, donde dormía la niña en casa con Vanesa, porque "no dejaba de llorar", ya que quería "estar con su padre".

La vecina también ha apuntado que Vanesa era "un poco seca" con su hija, "aunque no quiero decir que no la adorase".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies