Omella aboga por el compromiso de todos con la paz "que es mucho más que la ausencia de guerra y conflictos"

Imagen de la celebración de la Virgen de la Esperanza
EUROPA PRESS
Publicado 18/12/2017 14:04:16CET

   LOGROÑO, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El cardenal y arzobispo de Cataluña Juan José Omella ha abogado este lunes, en la misa en honor de la Virgen de la Esperanza, patrona de Logroño, por el compromiso de todos con la paz "que es mucho más que la ausencia de guerra y de conflictos".

   En su homilía en la celebración, en la que ha estado acompañado por el obispo de Calahorra y Lacalzada-Logroño, Carlos Escribano y de Osma-Soria, Abilio Martínez Varea, y ante autoridades locales y regionales y una Iglesia de Santiago repleta de logroñeses, ha recordado que se despidió de sus feligreses riojanos hace ahora dos años, "y tengo la sensación de que no ha pasado el tiempo".

   Y, en respuesta "a todos los que os habeis interesado por cómo me va en Cataluña, os digo que los catalanes son muy buena gente, no mireis tanto la televisión que solamente saca lo malo", ha aconsejado a los presentes, para asegurar después que "estaba contento aquí en La Rioja, con vosotros, y estoy contento también en Cataluña".

   "Me siento muy bien acogido, son muy buena gente los catalanes", ha insistido el cardenal, quien ha puesto como ejemplos que "hay muchos grupos cristianos muy comprometidos con la fe", como un grupo de 300 jóvenes universitarios "que cada lunes se reúnen para rezar" o "la cantidad de gente que atiende a los más pobres en el barrio del Raval".

   Aunque, eso sí, monseñor Omella ha reconocido que "en una Diócesis con casi tres millones de personas, los problemas se complican y se multiplican". "Pero -ha recalcado- las dificultades no deber ser nunca motivo de desánimo, sino una ocasión para encontrar caminos de trabajo y de ilusión".

   Por eso, ha llamado a todos a "no tener miedo ante las dificultades y los problemas de la vida, lo pasamos mal en momentos, pero Dios siempre nos espera al final del túnel, todo siempre acaba en la luz". Ha recordado la manifestación posterior a los atentados de Barcelona y Cambrils, "que fueron momentos duros, ante los que, como siempre, rechazamos la violencia y el terrorismo".

   "Nos tenemos que comprometer a trabajar por la paz, creemos en el ser humano y debemos creer que es posible vivir en paz y libertad, debemos persistir en este empeño", ha dicho el arzobispo, quien ha llamado a todos a que "debemos ser constructores de la paz, allí donde estemos, porque la paz es más que la ausencia de guerra y conflictos".

   "Es poner amor ante la ofensa, unión ante la discordia, verdad ante la mentira, esperanza ante la desesperación, luz ante las tinieblas, alegría ante la tristeza", ha finalizado no sin antes pedir a los riojanos que "no dejeis de rezar por mí y por Cataluña".

GAMARRA, POR LA UNIDAD "PORQUE JUNTOS SOMOS MÁS FUERTES".

   Por su parte, la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, en su intervención dirigida a la patrona y también alcaldesa mayor de la ciudad, la Virgen de la Esperanza, le ha pedido su "protección para todos los logroñeses", especialmente para los nacidos en el último año "y para los que inician una nueva aventura personal, profesional o familiar".

   Ha extendido esta peticion también "a quienes sufren momentos difíciles y les acecha el desánimo y la desilusión", al tiempo que ha abogado por tener fuerza "para llevar adelante el empeño ante el desafío de la inclusión, para lograr una inclusión real y efectiva para todos los logroñeses, que ninguno se sienta ajeno a la sociedad".

   La primera edil ha lanzado, además, un mensaje en favor de la unidad "porque juntos somos más fuertes, juntos hemos superado momentos de sufrimiento y, todos de la mano, hemos sido capaces de superarlos". En este sentido, ha hecho un llamamiento también "frente a la locura terrorista".

   "Que las armas cedan la razón a las palabras, y que el consenso prevalezca sobre el miedo. Queremos un futuro en paz y libertad", ha dicho Gamarra, quien ha tenido un especial recordatorio para "las familias que deben dejar su tierra por causa de la guerra", por las que ha pedido "para que recuperen su vida" y, mientras, por su acogimiento y protección "sobre todo para los niños".

   En este sentido, y para finalizar su alocución, ha recordado precisamente unas palabras de monseñor Omella "en favor del diálogo y en contra de la confrontación permanente, un mensaje que está muy vivo entre nosotros y que abogamos por tener siempre en marcha". Las palabras de la alcaldesa de Logroño han concluido con un gran aplauso de los asistentes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies