Casi 2.000 niños en la Región de Murcia padecen TDAH

Niño realizando el test AULA para la detección de la TDAH
FLICKER/COM SALUD - Archivo
Publicado 19/08/2018 9:59:58CET

MURCIA, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los casos de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad asciende a unos 1.931 niños menores de 16 años que están diagnosticados y reciben un tratamiento individualizado en la Región de Murcia.

Así lo ha trasladado a Europa Press la psiquiatra jefa de Servicio de Salud Mental Infanto-Juvenil de la Región, Carmen Palma, quien ha explicado que se trata de un "trastorno del neurodesarrollo" que se caracteriza por un patrón persistente de seis meses o más de inatención, inquietud e impulsividad en un grado inapropiado para su edad de desarrollo e interfiere en el normal funcionamiento de los pacientes en, al menos, dos ambientes (casa y colegio).

Antes de 4 ó 5 años es bastante difícil distinguir los comportamientos de los niños porque son muy variables. Se identifica más frecuentemente en la etapa escolar de Primaria, cuando la inatención es más destacada y deteriora su rendimiento escolar.

En este sentido, ha mandado un mensaje de tranquilidad a los padres, ya que suele haber confusión en los niños menores de 5 años que, a menudo, están inquietos y puede ser una conducta normal en su edad de desarrollo, sobre todo cuando empiezan a andar, y no por ello significa que padezcan TDAH.

Los tres factores que indican que se esté ante un niño con TDAH son la inatención, la impulsividad y que son muy inquietos; todo ello, advierte Palma, en un grado que se caracteriza por ser "inapropiado a su edad de desarrollo". "Tiene que ser un patrón muy persistente de estas conductas, de seis meses o más", precisa.

Es decir, ha insistido, "hay que distinguir entre lo que es un trastorno del neurodesarrollo, que se da todos los días, durante un intervalo de tiempo mayor de seis meses, de lo que es un problema emocional que tenga el niño en un determinado momento y aparezca ese comportamiento o conducta".

A modo de ejemplo, explica, cuando un niño comienza a andar y corretea, pero no es un problema de hiperactividad. Además, tiene que darse tanto en el contexto familiar, como en el ámbito escolar.

Palma ha destacado que, con frecuencia, los padres que acuden a consulta suelen sentirse culpables porque sus hijos padecen este trastorno, pero no es algo que dependa de ellos, ya que no existe un único factor de riesgo que explique por si solo el TDAH.

Su causa es multifactorial, influyen múltiples genes y factores ambientales. Es más frecuente entre familiares biológicos de primer grado y entre los factores ambientales podemos destacar complicaciones perinatales (exposición a neurotóxicos ,encefalitis ,exposición alcohol durante la vida intrauterina) y adversidad psicosocial (maltrato, neglicencias). Además, no está asociado a rasgos físicos específicos.

Igualmente, apunta Palma que este trastorno suele darse en mayor porcentaje en niños que en niñas, también por razón desconocida. La cifra en Murcia, un total de 1.931 niños, supone aproximadamente un 0,744 por ciento del total de menores de 16 años de la Región de Murcia. Esta proporción es baja, teniendo en cuenta que la prevalencia a nivel mundial de este trastorno oscila entre un 3 y un 7 por ciento en edad escolar.

Asimismo, en Murcia las consejerías de Sanidad y Educación tienen firmado un Protocolo para la coordinación de actividades sanitarias y educativas para detección precoz e intervención de los menores con TDAH puesto en marcha en 2008.

Según Palma, "a los 6 años, es cuando se suele confirmar el diagnóstico, coincidiendo con la etapa escolar de Primaria, porque comienzan a darse la inatención de forma más marcada además de la hiperactividad e impulsividad".

Por ejemplo, hay más diferencia entre comportamiento de él y el de sus compañeros, se levanta cuando se espera que estén sentados, les cuesta esperar turno, se le olvida apuntar los deberes o hacer las actividades cotidianas acordes a su edad, no prestan atención o les cuesta organizar, planificar y ejecutar actividades y tareas en el colegio y en la casa, se distraen con facilidad ante estímulos externos y parecen no escuchar.

Sin embargo, cuando el niño se convierte en adolescente en muchos casos "baja la actividad y se incrementa la impulsividad", de manera que van cambiando según la maduración cerebral y el desarrollo emocional la predominancia de los síntomas.

DETECCIÓN PRECOZ

Palma ha incidido en la necesidad de una detección precoz de este trastorno, porque si no se toman medidas "se complica la situación con problemas en la conducta, déficit de funcionamiento en casa, colegio, problemas con los compañeros", que suele llevar aparejado en muchos casos a un retraso escolar, "arrastra un tren de fracasos".

El problema es que la sociedad los etiquete como niños "malos o vagos", cuando no lo son; sino que son niños que padecen un TDAH y hay que concienciar a la sociedad sobre ello, ya que lo que necesitan son recursos y el apoyo de todos.

"Son niños que tienen problemas de hiperactividad, inatención e impulsividad, en muchas ocasiones se les etiquetan como traviesos, pero no lo son", puntualiza Palma, quien lamenta que estos niños se sientan rechazados en muchas ocasiones por sus conductas, porque no son fáciles, pero hay que trabajar para que se desarrollen de una forma adecuada en su familia ,en la escuela y en sus actividades de ocio.

Además, ha subrayado que "hasta el 50 por ciento de los casos puede persistir este problema en la edad adulta", pero ha vuelto a reiterar que si no se detecta y se ponen los medios apropiados se puede complicar.

Complicaciones del tipo de abuso de las drogas en la etapa de la adolescencia y adulta, trastorno negativita desafiante que comienza a darse poco antes de la adolescencia (es negador, a todo dice que no y es desafiante) hasta el 50 por ciento de los niños TDAH llegan a tenerlo, y el 25 por ciento sufren trastorno en la conducta.

"Cuanto antes se detecte menos probabilidad de que a los factores de inatención, hiperactividad e impulsividad se le sume el trastorno de conducta o el T.conducta negativista desafiante o el fracaso escolar", ha destacado Palma, que aboga por que todo el mundo contribuya para hacer más fácil el entorno diario del menor.

En los Centros de Salud Mental Infanto Juvenil de Murcia, pertenecientes al Servicio Murciano de Salud, si un niño es diagnosticado de TDAH cuenta con un plan individualizado de tratamiento, que incluye una intervención psicoterapéutica individual o grupal, tratamiento psicofarmacológico si precisa el caso y una intervención psicoeducativa a padres para ayudarles a entender y estimular el desarrollo de sus hijos.