Cuenca confiesa que pagó a un sicario para matar a pareja holandesa e implica a De Alba y testigo principal

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Cuenca confiesa que pagó a un sicario para matar a pareja holandesa e implica a De Alba y testigo principal

Imagen de Juan Cuenca durante su comparecencia en el juicio
EUROPA PRESS
Publicado 03/10/2016 13:21:21CET

MURCIA, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

Juan Cuenca, el 'cerebro' del doble crimen de la pareja holandesa, Ingrid Visser y Lodewijk Severin, cuyos cuerpos se hallaron descuartizados y enterrados en cal viva en un huerto de limoneros de Murcia tras llevar desaparecidos dos semanas en mayo de 2013, ha reconocido que pagó dinero a Valentin Ion, uno de los dos rumanos implicados, para "matarlos", al sentirse amenazado por la pareja de Visser; "era su vida o la mía".

Así lo ha manifestado a preguntas de la fiscal, Verónica Celdrán, cuyo interrogatorio se ha prolongado por espacio de dos horas. En el transcurso de su declaración, Cuenca se ha valido de frases del tipo "no me acuerdo, hace mucho tiempo que pasó y eso no es así", al mismo tiempo que se ha negado a contestar a algunas de las preguntas de la fiscal y, de una forma categórica, a las de la acusación particular, que representa a las familias de los fallecidos.

Uno de los momentos de mayor expectación ha sido cuando Cuenca ha implicado directamente a Serafín de Alba y a la testigo clave del caso, Maria Rosa Vázquez, en estos hechos. En el caso de De Alba, el propietario de los terrenos donde se hallaron los cadáveres, Cuenca ha explicado que lo llamó para avisarle de que iban a enterrar allí los cuerpos, por lo que sabía lo que había pasado; mientras que en el caso de Vázquez, que fue la persona que hizo las gestiones para alquilar la casa rural en Molina de Segura donde se cometió este doble crimen, ha dicho que "estaba informada de todo lo que podría pasar y se le explicó en todo momento, pero ha querido salvarse de todo".

Aunque Cuenca ha reconocido que fue quien contrató, previo pago, a los dos individuos rumanos porque llegó a temer por su vida, ya que Severin llegó a enviarle unos correos electrónicos con tono amenazante e incluso la foto de una pistola en el que decía 'nice' (bonita) y advertirle que tenía negocios con la mafia, ha dejado claro que él no formó parte del doble asesinato: "Yo no hice la tumba, no los enterré, no los maté y me quedé en estado de shock".

Según ha manifestado, fue Valentin Ion y Danko, esa persona que aparece en la declaración de Cuenca un año después de estar detenido y cuyo paradero y existencia no se ha podido demostrar, quienes mataron y descuartizaron a la pareja, les pegaron con objetos contundentes que llegaron a destrozarle los rostros y los metieron en bolsas de basura.

(((HABRÁ AMPLIACIÓN)))

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies