Desmantelan un invernadero con 120 plantas de marihuana en una casa de campo de Calasparra

PLANTACIÓN
GUARDIA CIVIL
Publicado 20/04/2018 14:21:28CET

Han sido incautadas 120 plantas de marihuana, un revólver, una pistola y 69 cartuchos de 9 mm., entre otros útiles

CALASPARRA (MURCIA), 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de la operación 'LUZ VIVA', ha desmantelado un invernadero clandestino ubicado en el interior de una casa rural del municipio de Calasparra, donde han sido incautadas 120 plantas de cannabis sativa, un revólver, una pistola, 69 cartuchos de 9 milímetros, un vehículos y los útiles necesarios para su cultivo interior.

La investigación ha culminado con la detención de una persona y con la instrucción de diligencias como investigada de una segunda, ambas como presuntas autoras de los delitos de cultivo y elaboración de droga, tenencia ilícita de armas y defraudación de fluido eléctrico.

La investigación se inició el pasado mes, cuando la Benemérita estableció un operativo de investigación destinado a localizar posibles invernaderos de marihuana en la zona rural del municipio de Calasparra, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

Las numerosas vigilancias establecidas en la zona permitieron detectar una vivienda de la que emanaba un fuerte olor a marihuana y que, además, tenía conectado el suministro eléctrico a la red pública de forma irregular, por lo que se dispuso su vigilancia con el objetivo de localizar a las personas que acudían al inmueble con cierta frecuencia.

La vivienda, ubicada en una zona de monte del municipio, había sido alquilada por un joven, vecino de Ceutí, que, según se pudo constatar, solo pernoctaba en el inmueble, mientras una segunda persona acudía con frecuencia, supuestamente, para realizar tareas de mantenimiento de la plantación, mientras el inmueble presentaba de forma constante las ventanas cerradas y numerosos aparatos de aire acondicionado en funcionamiento.

Colaboración con la Policía Local de Calasparra Una vez obtenidos los indicios necesarios, la Guardia Civil, en colaboración con la Policía Local de Calasparra, dispuso la inspección del inmueble cuando del lugar salía la persona que realizaba las labores de vigilancia nocturna.

En su interior fueron halladas numerosas plantas de cannabis sativa que se encontraban repartidas por las distintas habitaciones del inmueble donde se habían instalado focos, reactancias, extractores, ventiladores, tubos de extracción de aire y aparatos de aire acondicionado, lo que permitía una elevada capacidad de producción.

El resultado del registro se saldó con la incautación de 120 plantas de marihuana -en avanzado estado de crecimiento- un revólver, una pistola, 69 cartuchos de 9 milímetros, un vehículos y los útiles necesarios para su cultivo indoor.

Las armas incautadas -cuyo número de serie había sido borrado- estaban municionadas y dispuestas para hacer fuego.

En ese acto fue detenido el morador de la vivienda -español, de 27 años y vecino de Ceutí- como presunto autor de los delitos de los delitos de cultivo y elaboración de droga, tenencia ilícita de armas y defraudación de fluido eléctrico.

Poco después fue localizada una segunda persona relacionada con la labores de mantenimiento del invernadero, a la que le han sido instruidas diligencias como presunta autora de los delitos investigados.

Según se desprende de la investigación, el detenido, inquilino del inmueble, pernoctaba en la vivienda para evitar posibles robos o detectar la presencia policial en la zona, mientras el segundo se desplazaba de forma habitual para realizar tareas de mantenimiento de la plantación.

Los arrestados -españoles, de 27 y 33 años y vecinos de Ceutí y Blanca-, la droga aprehendida, las armas incautadas, los efectos incautados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Caravaca de la Cruz, que ha decretado el ingreso en prisión provisional de uno de los arrestados.