Guardia Civil detiene a 16 personas por conducir bajo la influencia del alcohol o las drogas

Control de la Guardia Civil
GUARDIA CIVIL
Actualizado 06/07/2015 10:10:37 CET

MURCIA, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Murcia ha desplegado este fin de semana un amplio dispositivo simultáneo de verificación de alcoholemias y drogas en distintas carreteras de la Región, especialmente en las del litoral, que se ha saldado con la detención de 16 conductores por hacerlo bajo la influencia del alcohol o drogas, que fueron puestos a disposición judicial.

En el dispositivo simultáneo, la Benemérita ha controlado un total de 3.309 conductores, de los que 77 arrojaron resultado positivo en alcohol (2,33 por ciento).

Los 61 conductores restantes han sido denunciados ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia por infracción administrativa, al superar las tasas máximas de alcoholemia. Asimismo, han sido denunciados cuatro conductores por circular habiendo consumido drogas u otras sustancias estupefacientes prohibidas.

Especialmente importante ha sido el dispositivo desplegado en las carreteras del litoral del Mar Menor, en respuesta a la afluencia masiva de vehículos conducidos por jóvenes a distintos lugares de ocio nocturno, donde fueron controlados 1.569 conductores, de los que 49 arrojaron resultado positivo, habiendo sido detenidos y puestos a disposición judicial cinco de ellos por superar la tasa de 0,60 mg/l establecida en el código penal.

Los 44 conductores restantes han sido denunciados ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia por infracción administrativa; además dos han sido denunciados por circular con presencia de drogas en el organismo.

En este dispositivo también fueron detenidas otras dos personas en relación a los permisos de conducción: una de ellas por circular teniendo el permiso de conducción retirado por decisión judicial, y la otra por conducir sin haber obtenido nunca el permiso correspondiente.

Con estas actuaciones, la Benemérita persiste en la línea positiva de reducción de la siniestralidad y de concienciación a los ciudadanos de la incompatibilidad del consumo de bebidas alcohólicas y drogas con la conducción de vehículos, con el objetivo de evitar que se produzcan accidentes de circulación, y así garantizar la seguridad vial en nuestras carreteras.

Además, insta al empleo de medios de transportes colectivos o formulas alternativas para que en dichos desplazamientos no se pongan al volante en estas circunstancias.

CONTINUARÁN LOS CONTROLES

La Guardia Civil recuerda que durante la época estival y el próximo mes de septiembre seguirá realizando controles de alcoholemias y drogas, con especial intensificación durante los fines de semana, así como en el entorno de las zonas costeras y de las poblaciones de la Región que, en esta época, celebran sus fiestas patronales o eventos de ocio, todo ello con el objetivo de garantizar la seguridad vial de todos los usuarios de nuestras carreteras, reiterando a los conductores el mensaje de que eviten ponerse al volante si ingieren bebidas alcohólicas o drogas.

Por un lado, conducir un vehículo a motor con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 mg/l, lleva aparejada la detención del conductor como presunto autor de delito contra la seguridad vial, castigado con pena de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y en cualquier caso la privación del permiso de conducir por un tiempo de 1 a 4 años.

Por otro lado, la conducción de vehículos a motor con tasas de alcohol superiores a 0,25 mg/l (0'15 mg/l, conductores noveles y profesionales) y hasta 0,60 mg/l, desde la última reforma de la Ley de Seguridad Vial, puede llevar aparejada una sanción económica desde 500 hasta 1.000 euros, así como la pérdida de 4 a 6 puntos.

De igual forma se actúa cuando el conductor ha ingerido drogas u otras sustancias prohibidas que pueden determinar, o bien un supuesto delito contra la seguridad vial, castigado con las mismas penas en el caso del alcohol, o bien una denuncia administrativa, que se sanciona en este último caso con 1.000 euros de multa y la pérdida de 6 puntos.

En todos los casos, los vehículos afectados son inmovilizados hasta que sus conductores se encuentran en condiciones de proseguir viaje, una vez que han rebajado el nivel de alcoholemia o desaparecido la presencia de drogas, o bien se hagan cargo otros conductores habilitados y previa realización de las pruebas oportunas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies