Más de 40 operarios de Parques y Jardines trabajan en retirar las ramas caídas y asegurar el ficus de Santo Domingo

Imagen del ficus de Santo Domingo derribado, en Murcia
EUROPA PRESS
Publicado 16/06/2017 19:37:55CET

Según los técnicos, la causa de lo ocurrido ha sido el fenómeno conocido como Summer Brach Drop

MURCIA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Más de 40 operarios de Parques y Jardines trabajan esta tarde en retirar las ramas y asegurar el ficus de Santo Domingo. Estas labores continuarán este sábado.

Según han informado técnicos arboristas, los Ficus macrophylla, como el de Santo Domingo, sufren estrés hídrico y térmico cuando se producen fracturas de ramas que se encuentran en aparente buen estado de salud y que suelen ocurrir cuando concurren altas temperaturas ambientales con escasez de precipitaciones.

Así, según los técnicos, la causa de lo ocurrido ha sido el fenómeno conocido como SBD (Summer Brach Drop), un tipo de fallo de ramas sobre el que no existen estudios concluyentes a día de hoy.

La caída de las ramas se produce en verano y éstas se encuentran en aparente buen estado, no existiendo defectos obvios ni otras causas que permitan identificar una situación de riesgo previa. Dichas fracturas suelen ocurrir cuando se deshidratan y colapsan ciertos tejidos de la madera al concurrir altas temperaturas ambientales con escasez de precipitaciones, como está ocurriendo en Murcia esta semana, indican desde el Consistorio.

Y es que esta semana también se produjo la caída de ramas de gran tonelaje en el Cuartel de Artillería, sin causar daños personales.

Desde el Ayuntamiento explican, asimismo, que se producen cambios de humedad a nivel interno en el árbol, bastante significativos a nivel de estructura celular o de las fibras, de forma que las ramas caídas aparecen secas. Las roturas se producen en ejemplares maduros, con ramas que se disponen de manera horizontalizada con respecto a su punto de inserción en el tronco.

A este punto, el Ayuntamiento indica que en el ficus de Santo Domingo se realizan revisiones varias veces al año supervisados por un profesional especializado en estos ejemplares singulares. Técnicos arboristas de una empresa especializada realizan una "minuciosa" inspección a cada uno de estos ejemplares para ver su estado general, evolución, su tronco, si tiene alguna rama en mal estado y, en el caso de que sea necesario realizar alguna actuación, qué medidas se tienen que adoptar.

De esta forma, en el pasado año se realizaron seis revisiones pormenorizadas del ficus de Santo Domingo por arboristas certificados (los días 15 de enero, 1 de marzo, 2 de mayo, 8 de junio y 7 de septiembre y 25 de noviembre).

En el presente ejercicio se ha llevado a cabo una revisión el 23 de enero, el 1 de marzo y la última el pasado día 15 de mayo, realizada por técnicos arboristas de una empresa especializada. Ahora, tras el suceso ocurrido esta mañana, los técnicos realizarán una nueva inspección minuciosa para determinar el tratamiento adecuado.

Por último, el Ayuntamiento recuerda que el árbol cuenta con dos sistema de seguridad, "que han sido los que han ralentizado la caída de las ramas y minimizado su impacto": una pérgola de protección y un sistema de retención, llamado boa, que consiste en unas cuerdas de material sintético y acero que resisten varias toneladas de peso y anclan las ramas entre sí para evitar que caigan al suelo.

El ejemplar de Santo Domingo fue plantado en 1893 y su altura supera los 30 metros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies