Aguirre dice que ser víctima le ha hecho comprender que la reacción de "algunos miserables les convierte en bellacos"

ep
Actualizado 04/12/2008 9:43:15 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, afirmó hoy que ser víctima de los atentados que se produjeron la semana pasada en Bombay no la convierten en héroe y aseveró que esta circunstancia le ha hecho comprender que "reaccionar como lo han hecho algunos miserables sí que les convierte a ellos en unos bellacos".

"Esto me ha hecho comprender que ser víctima no te convierte en héroe, pero también me ha hecho comprender que reaccionar como lo han hecho algunos miserables sí que les convierte en unos bellacos", sentenció la presidenta regional durante su discurso ante afiliados y simpatizantes del PP de Villaverde.

En estas palabras de la dirigente autonómica podía leerse una crítica a las afirmaciones del vicesecretario general del PSOE, José Blanco, quien la atacó por abandonar el país tras los atentados dejando en India a parte de la delegación madrileña que le acompañaba en su viaje.

Aguirre aseguró que tras los ataques ha podido sentir en primera persona aquello que denuncian algunas víctimas del terrorismo de que "algunos miserables, en vez de solidarizarse y unir sus fuerzas contra los terroristas, prefieren poner en cuestión lo que han hecho las víctimas".

"En los años de plomo del terrorismo etarra, cuando los féretros salían por la puerta de atrás y casi no se encontraban sacerdotes para decir los funerales, muchos miserables llegaban a decir aquello de: 'algo habrá hecho ése para que le maten' o 'quien le habrá mandado a ése meterse en ese lío'. Yo no quiero ni muchísimo menos compararme con los que han perdido la vida o han quedado mutilados porque gracias a Dios hemos regresado sanos y salvos", explicó.

Sin embargo, señaló que esta circunstancia le ha permitido comprender que reaccionar como han reaccionado "muchos miserables sí les convierte a ellos en bellacos", a los que hay que mostrar "desprecio".

Aguirre señaló que vivir una experiencia como la que ella vivió en Bombay "no es una heroicidad", sino simplemente "una manifestación del destino", al tiempo que quiso destacar el comportamiento ejemplar de los miembros de la delegación madrileña que tuvieron que escapar "de la ratonera" en la que se convirtió el hotel Trident-Oberoy, blanco de los ataques. "Gracias a la suerte, la serenidad, el sentido de responsabilidad y calidad humana de las personas que allí estaban hoy estamos todos a salvo", agregó.

PÉSAME POR LA MUERTE DE URÍA

Tras hacer un breve resumen de lo que vivió durante los atentados de Bombay, la presidenta madrileña quiso centrarse en los actos de terrorismo que afectan a España, y más en un día en que el la banda terrorista ETA ha asesinado al empresario vasco Ignacio Uría en la localidad guipuzcoana de Azpeitia.

Aguirre, que pidió al auditorio que guardara un minuto de silencio en memoria de la última víctima de ETA, quiso mostrar su solidaridad con la familia, amigos y compañeros de Uría, una acción con la que puso de manifiesto "la voluntad de todos los ciudadanos de permanecer unidos en la lucha contra los terroristas totalitarios que quieren imponer su proyecto de terror".

La jefa del Ejecutivo madrileño relacionó lo ocurrido en Azpeitia con la intención del Gobierno central de destinar 8.000 millones de euros a los ayuntamientos, una medida que, a su juicio, es "un parche o una aspirina" y con la que la Administración central pretende fomentar el empleo.

En este sentido, advirtió que en el día en que "ETA ha asesinado a otro ciudadano", se ha dado a conocer que de esos 8.000 millones, los ayuntamientos de ANV, entre ellos el de Azpeitia, "se van a llevar 40 millones de euros" porque el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "no ha querido disolver" estas corporaciones locales "como hizo con Marbella". "Ahora, 40 millones de euros se van a poner en manos de estos señores que según el Tribunal Supremo forman parte del terrorismo", añadió.

CRISIS ECONÓMICA

Metida en materia de política nacional, la presidenta autonómica hizo un breve repaso por los problemas que actualmente afectan al país, entre los que citó especialmente el paro y la crisis económica. Así, recordó que el país está sumido en una crisis financiera internacional, en una crisis del sector de la construcción y en una crisis de competitividad que, en su opinión, "es la más grave".

A estas tres vertientes sumó la crisis de un Gobierno "incapaz" de sacar al país de esta situación y consideró "increíble" que el presidente del Ejecutivo central "contemple la crisis sin impulsar iniciativas eficaces mientras el paro avanza a una velocidad de vértigo".

De este modo, indicó que en los dos últimos meses se han perdido 6.000 empleos, cuatro cada minuto, algo que calificó de "catástrofe sin precedentes". Además, recordó que en los últimos doce meses el número de desempleados ha aumentado en 900.000, mientras que en el resto de países de la Unión Europea ha crecido en 800.000. "Es impresionante, como es impresionante la ausencia de liderazgo y la sensación de incapacidad y de impotencia que transmite Zapatero", argumentó.

Tras repasar los últimos datos del paro, Aguirre afirmó que los españoles "no pueden aceptar" que se repita en el Gobierno de Zapatero "el inmenso fracaso económico" que se produjo en la era de Felipe González. "Estos socialistas son especialistas en hundir el empleo, la principal política social", remachó.

La presidenta autonómica aseveró que en 1982 González prometió crear 800.000 puestos de trabajo y se fue del Gobierno con 3,7 millones de parados, 1,5 millones más de los que encontró cuando llegó al Ejecutivo. Además, insistió en que en el mes de marzo, Zapatero dijo que a final de legislatura se alcanzaría el pleno empleo "y muchos españoles le creyeron".

"La realidad es que cuando llega al Gobierno en 2004 había 2,2 millones de parados, 1,4 millones menos que los que dejó González, y eso después de que el Gobierno del PP hubiera creado 5 millones de empleos, que se dice pronto", comentó, al tiempo que sostuvo que después de cuatro años de gobierno socialista, existen en España 3 millones más de parados.

Aguirre contrapuso estos datos con los que se manejaban en la época en la que José María Aznar era presidente del Gobierno. "Con el PP se crearon cada día 1.700 empleos en España y con el Gobierno de Zapatero, en los dos últimos meses se están destruyendo 6.000 empleos y perdiendo 300.000 afiliaciones a la Seguridad Social", apuntó.

Por ello, consideró que para salir de la crisis "el mejor camino" es el trabajar y prosperar de los españoles, además contar con un Gobierno "que encauce sus posibilidades, que les devuelva el entusiasmo, que sume y no reste y que multiplique y no divida". "Ahora con las vacas flacas se ven los errores y deslealtades de Zapatero", zanjó.

Finalmente, se dirigió a los afiliados y simpatizantes del PP de Villaverde para pedirles que trabajen como lo hicieron para ganar en las autonómicas y en las municipales y así lograr que el partido llegue a La Moncloa tras los próximos comicios generales. "Es más importante que nunca que el PP esté preparado porque cada día son más los españoles que fijan sus esperanzas en nosotros y porque sienten que es más necesario que España cambie el rumbo y sea gobernada con liderazgo y emoción", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies